Deja De Vender Masaje Y Empieza A Ofrecer Masaje

jornada-cuidados-holisticos-huesca-2015-anton-reina

¿Eres masajista o terapeuta? ¿Quieres ganar dinero con tus productos o servicios de masaje pero dices que vender no es lo tuyo? ¿Se te dan mal las ventas? ¿Crees que eso del marketing es solamente para comerciales? ¿Te suena raro eso del marketing masajista? Entonces quédate con esta frase. Es lo mínimo. Y ponla en práctica, verás cómo cambia todo..

No vendas, OFRECE

Ofrece, no vendas. Ofrece BIENESTAR,, SALUD,, ALEGRÍA,, RELAJACIÓN,, me refiero a cualquiera de tus servicios de masaje, tus tratamientos, tus consultas o tus productos. Para ganarte la vida dando masajes, primero tienes que pensar en que tienes que ganar mucho más que dinero.

Deja de VENDER MASAJES

¿Vender es malo? Tal vez lo creas así. Pero quieres pensar diferente, ¿verdad? Solamente está en tu cabeza, y lo sabes. Por eso sigues leyendo. Abre tu mente. Si piensas que “vendes”, tendrás la sensación de que piensas demasiado en el dinero. Eso no debería ser nada malo. Piensa en lo justo del trueque. Todo es intercambio de tiempo, arte y energía…

Deja de vender. Y si no estás en paz con esa energía, entonces lo pasas mal. Porque relacionas “las ventas” con algunas de las viejas prácticas de marketing deshonesto. Sentirás que estás engañando y eso no te ayuda, claro.

Empieza a OFRECER MASAJE

Ofrece, no vendas. Cambia el modo de pensar, de decir y de hacer.. Disfruta del momento. Piensa en tu proceso de crecimiento personal. Así crecerás en lo profesional. No tengas miedo al cambio. Simplemente experimenta y adáptate a lo que funciona.

Accesibilidad. Es la clave. Pónselo fácil a la gente. Elimina todos los obstáculos que puedas. Ropa. Tumbarse. Intimidad. Tiempo. Dinero… Cuando algo es más accesible, se volverá cercano y familiar, aumentará la confianza y conectarás con las personas. De eso se trata, ¿verdad? Cercanía. Tacto y contacto humano.

¿Cómo ofreces tu servicio de masaje?

Cómo Vender Masajes Honestamente

Working Zen: prévention et gestion du stress.
¿Qué es vender masaje? Cuando pensamos en vender, solemos relacionarlo con engañar. Y si hablamos de vender masajes en particular, también. Por eso la gente siente un poco ese tabú. El marketing tradicional vende con engaños. Inventándose beneficios o creando necesidades. Por eso te cuesta hablar de vender masaje. Porque todavía te sigue sonando como algo malo y deshonesto.

¿Crees que vender es engañar? Para mí es conversar. ¿Piensas que la única manera de vender masaje es convenciendo a nuevos clientes? Para mí es haciendo publicidad sincera y transparente. ¿Sientes que hay que convencer a los nuevos clientes? Para mí solamente tenemos que ponérselo fácil y animarles a mejorar.

¿A quién vendes tus masajes? Vendes masajes a personas. Haces marketing con la gente. Ni clientes, ni pacientes ni enfermos. Son personas. Te relacionas con ellos como persona que eres. Eso es el marketing. Mercadeo y circulación. Intercambio entre personas. Relaciones humanas. Un vínculo social. Una parte del ser humano. Vendes masajes a personas. Recuérdalo.

Y por eso el marketing tiene tanto que ver con la ética. Con la deontología y con la responsabilidad profesional. Porque vender es intercambiar. Ofrecer productos o servicios y que alguien quiera pagarte con su tiempo o dinero. Es un intercambio que ocurre entre personas. Reales o virtuales. Por eso depende tanto de cómo eres. Cómo te comportas. Qué transmites.

¿Cómo vendes masaje?

No intentes convencer. Más bien persuadir. Habla con la gente. Conversa de manera natural. Sé como eres. Persona. Masajista. Ponte el adjetivo que prefieras: Artesanal. Profesional. Usa la palabra que te guste. Pasión. Oficio.. Simplemente intenta hacerlo bien. Mejora. Supérate. Sonríe y quiérete 😉

Persuadir no es engañar, sino influir. Lo estás hacendo constantemente. Incluso cuando no das masaje. Influyes en los demás según tus creencias, actitudes, intenciones, motivaciones y comportamientos. Tienes el poder de dar ejemplo. Y tienes la responsabilidad del ejemplo que das.

¿Vendes o compras masajes? ¿Cuáles son tus principios? ¿Cuál es tu visión como masajista? ¿Qué valores tienes? ¿Qué quieres transmitir por fuera? ¿Qué tienes por dentro? ¿Te atreves a responder?

Aquí tienes otras 99 ideas para vender masajes que espero te sirvan 😉

Qué Hacer Con Tu Miedo A Vender Masajes

¿Masaje sentado amenazado o asegurado en el Murcia Remanga 2013?
¿Te da miedo vender masajes? ¿Ni siquiera te atreves a ofrecer tus servicios por si acaso… (pon aquí tu miedo o excusa)?

Si te paralizas solamente con pensarlo:

  • ¿Y si no le gusta mi masaje?
  • ¿Y si le parece caro el servicio?
  • ¿Y si no se mejora con lo que le hago?
  • ¿Y si lo hago mal?
  • ¿Y si, y si,,, y si,,,?

A muchos masajistas nos pasa. Si te ha pasado cuando empezabas, es normal. Si te sigue pasando todavía… también es normal. Créeme. Tiene mucho más que ver con tu manera de pensar que con lo que sabes de marketing del masaje. Porque se aprende a pensar según tus experiencias.

Lo 1º es reconocerlo

“Tengo miedo de vender masaje”. Pues sí, lo primero es reconocer que sientes miedo a vender masaje. No pasa nada. Tiene mucho que ver con la inseguridad, por ejemplo. Y es un sentimiento que suele estar ahí siempre, escondido debajo de un montón de excusas. Además suele venir en grupo de varios miedos, pero su efecto es el mismo que si fuera uno solo.

¿Y si… (pon aquí tu miedo o excusa)? Es la frase que te frena como masajista profesional o aficionado. Lo que te paraliza. Pero es una ilusión, ya lo sabes.

El mayor obstáculo al que te enfrentas para presentarte como profesional o amateur está más en tu mente que en el mundo real. El mercado de los masajes es eso, un mercado lleno de gente. Unos buscan y otros venden masaje. Unos ofrecen y otros compran.

Lo 2º es mirarlo a la cara

Es tu lado oscuro. Míralo a los ojos. No muerde. Eres tú. Es como mirarte al espejo. Te puede impresionar, pero no pasa nada. Eres tú. Estás ahí. Háblate.

Enfréntate al lado oscuro. Plántale cara. Míralo a los ojos y habla con él. No pasa nada. NADA. Díselo. Habla con él a solas. Aunque un poco sí que te da… Muchos pensarán que estás crazy, pero eso ya lo sabías, ¿verdad? 😉

Lo 3º es pelear

Pelea un poco por lo menos. Tienes que enfadarte y sacar la rabia que te produce ese estado de impotencia… ¿No te gusta pelear? Bueno, pues entonces habla contigo. Hablar si, ¿verdad? Hay que abordar el tema de todas esas creencias limitantes que has aprendido. Porque no es por falta de conocimientos técnicos ni de marketing para saber promocionar tus masajes.

¿No sabes cómo hablar contigo? Pues entoces dale un masaje a tu lado oscuro. Porque esos miedos tuyos son como una contractura mental. Un bloqueo energético en tu manera de pensar. Presiona un poco. Acaricia. No hace falta forzar. Ni provocarte dolor. Solamente tienes que trabajar esa zona delicada. Con suavidad. Dejando salir las emociones para que fluyan en tu vida.

Y si crees que lo necesitas, pide ayuda

¿Necesitas ayuda externa? Eso también sería muy valiente: reconocer que necesitas apoyo para superar ese miedo. Puedes pedir ayuda profesional o aficionada. Busca alguien que te acompañe. Que luche a tu lado. Que esté como tú. Que haya pasado por eso… ¿Qué te parece?

Enfrentándome a mis miedos masajistas durante Murcia Remanga 2013. antonReina.com

¿Cuáles son tus miedos, masajista?

Sé valiente y coméntalos aquí. Seguro que animas a más masajistas para que no se sientan tan… “bichos raros”.