Cursos de cursis

Dices tú de lo común.

Eso que parece trillado.
Lo que damos por hecho.
Y se supone sabido.

A veces importa.
Porque vale mucho.

Las cosas importantes.
Esas que importan.
Las que convienen.
Esas que valen.
Porque cuentan y rentan.
Porque pintan y sirven.
Para la vida y la venida.

A veces lo pienso. Hay que repasarlo.

Son ideas antiguas.
Conviene recordarlas.
Volver a cursarlas.

Lo cursi,
lo demodé y
lo trillado.

Lo viejo,
lo clásico y
lo pasado.

¿A qué me refiero?

No pienses en filosofía.
Piensa en tu día a día.

Recuerda la bondad.
Piensa en felicidad.
Repite lo del éxito.
Gratitud y amor.
También amor propio.
Alegría sin más.
Valorar lo inmaterial.
Acceder a lo ideal.
Actuar desde la amabilidad.
Practicar eso de ser buenos.
Desear el bienestar ajeno.
Rondar algunas ideas. Religiosas y espirituales.
La virtud. La compasión.
La inclusión de todos los seres.
Aunque parezca difícil y absurdo. Incluso ridículo.

Practica la bondad hacia ti y hacia los demás, incluyendo los que te caen mal. Sobretodo con esos.

Todos somos merecedores.
Tenemos derecho a estar bien o a estar mejor.

Incluso tenemos derecho a estar peor, si así lo preferimos.

No subestimes el poder del optimismo. Ni de la actitud positiva. Ni de lo que nos enseñan las abuelas. Eso nunca pasará de moda.

.

P. D. – Para apuntarte a mi lista privada de correo, esa que todavía no uso, pincha aquí:
https://antonreina.activehosted.com/f/1