Cómo Sobrevivir A La Situación Económica Siendo Masajista

Cómo sobrevivir a la situación actual si eres masajista

Hola masajista. ¿Sientes que no avanzas? ¿Dices que la cosa está mala? [Aquí iba un chiste de Chiquito]. ¿Tienes pocos clientes de masaje? ¿Crees que solamente hay que esperar a que funcione eso del boca-boca? ¿Le sigues llamando boca-boca en lugar de boca-oreja que es más correcto?

Está claro, tienes mucho por aprender todavía. Yo también, claro… Y eso es bueno, porque para eso estamos aquí. Para aprender. Para vivir. Para sobrevivir a algo que llaman crisis. Algo que nunca terminará. Dicen que se pasa, pero seguimos dentro del miedo. Es parte de la vida. Asusta mucho, pero tienes la oportunidad de elegir.

Si te sientes que no avanzas y que tu proyecto de masajista está estancado… Si das menos masajes a la semana de los que te gustaría… Aquí te propongo cinco ideas que he versionado a mi manera. Espero que te sirvan para reflexionar sobre cómo vives tu situación actual.

Reinvéntate

Si eres masajista y piensas que no puedes vivir de ello tienes dos opciones: Rendirte o luchar.

  1. Ríndete definitivamente. No te dediques a los masajes. Es lo más rápido, lo más fácil y aparentemente lo más barato. Abre tu mente y dedícate a otra cosa.
  2. Lucha decididamente. Sigue adelante con tu sueño de ser masajista. Abre tu mente y cambia tu manera de pensar. Porque está claro que no funciona. Si cambias tu pensamiento cambiarás tu realidad. Eso lo dice la ciencia, la filosofía y el sentido común. ¿Lo has intentado alguna vez? ¿Lo habías considerado?

¿Lo has pensado? Atrévete a pensar en otra realidad. Imagínate otra situación. Es posible. ¿Qué hace falta? ¿Qué habilidades necesitas? ¿Qué puedes hacer para cambiar de dirección?

Atrévete a cambiar, masajista. Cada cambio es una oportunidad para vivir nuevas experiencias. Para crecer como persona y como masajista. En este ambiente económico actual puedes encontrar tu nicho de mercado. Busca nuevas oportunidades a tu alrededor. No hace falta irte lejos. La zona de confort empieza y termina en tu cabeza.

Reúnete

Júntate con más masajistas. Pasa tiempo con otra gente como tú. Con ganas de cambiar. Aunque todavía no sepáis cómo hacerlo. Eso que llaman conciencia colectiva funciona. Las decisiones que tomas ahora dependen de ti y también de las personas con las que pasas más tiempo.

¿Con quién andas, masajista? Pregúntate: ¿La gente que te rodea es la adecuada para avanzar? ¿Son quienes te apoyan? ¿Te ayudan a evolucionar? ¿Qué te aportan a largo plazo? ¿O deberías estar cerca de quienes piensan en positivo? ¿Dónde puedes encontrar cabezas pensantes, creativas, inconformistas y luchadoras?

Aprende

Aprende marketing, masajista. Aprende a vender tu servicio, que son tus masajes. Desarrolla nuevas habilidades personales. Mejora tu capacidad para anunciar tu producto, que es tu masaje. Es normal que tengas miedo. Por eso pones tantas excusas. Deberías darte cuenta.

Inténtalo. Equivócate. Fracasa. Vuelve a intentar. Aprende. Inténtalo otra vez… Eso forma parte del buen marketing masajista. Es la única manera de aprender. Lo que necesitas no es saber más de masaje, sino practicar cómo vender más. No hay secretos.

Deja ya de apuntarte a nuevos cursos de masaje. Empieza a desarrollar tus propias habilidades personales para hacer lo que se llama marketing humano. Las técnicas avanzadas, las manipulaciones expertas y las nuevas terapias son todas estupendas y maravillosas, claro que sí. Y los conocimientos más avanzados de anatomía o fisiología son importantes. Pero ahora toca ganar más invirtiendo menos.

Tienes que aprender a vivir del masaje. No puedes solamente sobrevivir. Porque el mundo necesita masajistas y lo sabes [chiste de Julio Iglesias]. Hay mucha gente que necesita tu ayuda. Dolores de cuello. Rigidez de hombros. Espalda sobrecargada. Piernas cansadas. Estrés y tensiones por todas partes… Te están esperando. Aunque haya crisis. Te necesitan. Recuérdalo.

Céntrate

¿En qué piensas cuando hablamos de la crisis y de tus masajes? Es muy fácil gastar energía pensando en lo que debería ser. Seguro que le das muchas vueltas a lo que no te gusta. Diciendo que te gustaría que todo fuera de otra manera.. Ya sabes a qué me refiero… Dedicas mucho tiempo a ese futuro ideal que tanto te gustaría tener, ¿verdad?

Pues lo mejor es pensar en el ahora. Enfócate en el presente. Es muy importante. Todo lo que es pasado ya se ha pasado y el futuro todavía no ha llegado. Lo pasado pasado está. Solamente hay arrepentimientos y culpas. Lo futuro está sin definir. Solamente contiene preocupaciones y miedos. Por lo tanto, piénsalo. Aquí y ahora es el único momento que tienes.

¿Y si ésto fuera así? ¿Y si lo otro fuera asado? Si tienes esas preguntas mucho tiempo en mente, entonces atraerás demasiados pensamientos que te dispersan. El subconsciente trabajará en algo que te desanima. Una posible solución para cambiar esos patrones que se repiten es ponerte alarmas de vez en cuando para recordarte que es mejor centrar tu energía en lo que estés haciendo. Vive tu presente aquí y ahora.

Actúa

Tu mente es la mejor herramienta para tu negocio de masajes. Lo último que deberías hacer es no hacer nada. Tenlo claro. Es una cuestión de actitud (lo que haces). Más que de aptitud (lo que sabes o para lo que vales). Pregúntate qué puedes hacer. ¿Qué puedes mejorar? ¿Qué habilidad tienes que refinar?

Inténtalo. Muévete. Desarrolla nuevas maneras de pensar. Nuevos hábitos personales y nuevas habilidades profesionales. Es todo lo que necesitas para conseguir nuevos clientes de masaje. También hay que mantener a los que ya tienes. Es una cuestión de crecimiento personal, de mejora constante y superación. ¿Cómo puedes aprender eso?

Pide ayuda. Busca alguien que te oriente. ¿Quién te puede enseñar a hablar en público? Piensa en tu grupo de masajistas para funcionar en concordancia. ¿Qué podeís hacer para cambiar la situación? Haz un plan para formarte de verdad. ¿Cómo se aprenden las estrategias de marketing masajista? A veces las cosas son muy fáciles, pero tienes que dar un paso adelante. ¿De quién es la responsabilidad de tu negocio?

CONCLUSIÓN:
Para sobrevivir como masajista, empieza a vivir. Disfruta. Equivócate y celébralo. Intenta. Juega. Practica y déjate enseñar. Haz un plan y supérate. El mundo te está esperando, masajista.

¿Cómo vas a desarrollar tu negocio de masaje? ¿Qué crees que necesitas para conseguir más clientes? ¿Cuál es tu plan? ¿Sabes cómo vivir del masaje?

Las 4 Grandes Excusas Del Masajista

Blog de @antonReina sobre Marketing Masajista

¿Sabes que muchos masajistas, terapeutas y sanitarios tienen problemas por el dinero? Principalmente los autónomos, legales o no… Discuten sobre cómo ganarse la vida con los masajes y las terapias que hacen. Tienen problemas para que se reconozca el valor de su trabajo..

Por eso he adaptado estos 4 artículos en inglés que trataban el tema y los comparto contigo. Me refiero a las excusas más frecuentes de masajistas, por masajistas, para masajistas y entre masajistas.. Es un tema de actitud personal y apertura de mente profesional.

¿Te cuesta cobrar tus masajes? ¿Te resulta difícil pedir que te paguen por algo que ya has hecho? ¿Cuál crees que es el verdadero problema? Estos son los argumentos que suelen poner (y que nos ponemos) los masajistas como excusa:

Las 4 Grandes Excusas:

  1. Es que no sé vender / No soy negociante..
  2. Hago lo que mejor se me da, que es dar masajes/terapias..
  3. Todos quieren masajes gratis / Nadie quiere pagar masajes..
  4. No quiero parecer desesperadx por cobrar/dar masajes..

¡Guau! ¿Te suenan de algo esas frases? A mí sí. Y mucho. Las oigo casi a diario. Casi cada día las repiten muchos masajistas, quiromasajistas, terapeutas, profesores de yoga y fisioterapeutas o sanitarios que trabajan por su cuenta..

Al principio creía que era algo típico de la gente que se dedica al masaje y las terapias, pero me he dado cuenta que eso le ocurre a la mayoría de emprendedores. La inmensa mayoría de las personas que quieren tener su propio negocio, pasan por aquí.. Por eso creo que ya está bien.

¡Basta ya! Es hora de tomar el control. Tu control personal. Controlar tu trabajo. Controlar lo que haces. Controlar lo que piensas. Lo que valoras. Valorar lo que haces. Porque tu trabajo vale. Y ese valor tiene un precio. La gente necesita verlo y saberlo para poder pagártelo. Porque cuando no ves lo que vale tu trabajo, haces demasiados descuentos..

Empieza Ganando Confianza

  • ¿Y cómo ganas confianza? Practicando.
  • ¿Cómo saben los clientes cuánto vales? Practicando.
  • ¿Cómo valoras lo que vales? Practicando.
  • ¿Cómo atraes a tus clientes ideales? Practicando.

¿Cómo hablas? ¿Cómo te hablas? ¿Observas las cosas que te dices? Me refiero a las quejas, las excusas y las frases negativas que muchas veces se repiten de manera automática… Las quejas… ¿Te quejas? ¿Cuánto te quejas?

Piensa diferente. Intenta encontrar una manera de pensar diferente. Cambia tu manera de pensar. Date cuenta de cómo piensas. ¿Cómo hablas de tu trabajo? Escúchate. ¿Cómo hablas de tí? ¡Escúchate!

+ Próxima lectura: [La primera gran excusa del masajista: No soy vendedor-No sé vender]

¿Qué Puedes Ganar Dando Masaje?

Antonio Reina dando masaje Sentado Amma durante el Día Mundial del Reiki 2014 en Murcia
Tienes que ganar dinero dando masajes, claro que sí. Pero también recuerda que hay que ganar algo más (mucho más) que eso. Es mi opinión. Es mi aventura de masaje Sentado. Me siento muy satisfecho con lo que he aprendido y sigo aprendiendo.

Es mi conclusión como masajista. Hay que ganar dinero, sí, pero hay mucho más… Tienes que ganar, claro, pero no solamente dinero.

Dando masaje puedes ganar más que dinero

Aquí empecé una lista de cosas que puedes ganar dando masaje. Ahora vamos a ampliarla. Porque esa es mi conclusión: Con el masaje ganas mucho más que dinero.

Cosas que puedes ganar dando masajes:

  • Dinero. Sí, bueno, es lo primero que decimos.
  • Contactos personales. Conocer gente interesante. Es lo que más vale.
  • Contactos profesionales. Conectar con gente de tu sector.
  • Contactos enriquecedores. Acercarte a otros sectores diferentes.
  • Conocer futuros clientes de masaje o personas que te recomienden.
  • Volver a conectar con antiguos clientes de masaje.
  • Darte a conocer en otros ambientes diferentes.
  • Obtener nuevas ideas de marketing sobre el terreno.
  • Anunciarte directamente porque te ven ejerciendo de masajista.
  • Sacarte fotos para tus tarjetas, folletos o web.
  • Recoger correos o teléfonos de personas interesadas en lo que haces.
  • Recopilar testimonios en las redes sociales.
  • Grabar vídeos con testimonios de la gente que prueba tus masajes.
  • Pasar un rato agradable haciendo lo que te gusta.
  • Intercambiar productos o servicios haciendo trueque con tus masajes.
  • Mejorar una técnica que estás aprendiendo.
  • Practicar algo que has aprendido en algún curso..
  • Poner en práctica alguna herramienta de marketing.
  • Repartir folletos o bonos de descuento.
  • Ligar con gente interesante (eso es conocer gente… ).
  • Aprender lecciones de humildad, paciencia, aceptación…
  • Vivir la experiencia de hacer algo que te gusta mucho.
  • Sonrisas por doquier. La gente está encantada de recibir masaje.
  • Meditar durante el masaje para estar presente.
  • Respirar y centrarte en ese momento.
  • Disfrutar de esa pausa relajante y transmitirlo.
  • Sentir la energía que fluye y circula entre las personas.
  • Mejorar tu postura corporal mientras masajeas.
  • Practicar ese kata de masaje amma que has aprendido conmigo.
  • Intentar hacer tooodo lo que te acabo de proponer.
  • Perfeccionar tu kata de masaje sentado, aunque ya lo domines.
  • Sentir la brisa del mar mientras das masaje.
  • Disfrutar del paisaje natural o el entorno en el que estás.
  • Conseguir fama de masajista en tu barrio.
  • Posicionarte o que te posicionen como referente en tu ciudad.
  • Que te hagan alguna foto y te vea más gente.
  • Que hablen de ti y publiquen esas fotos en el periódico local.
  • Llamar la atención dando masaje sentado en público.. ¡Seguro!
  • … (escribe aquí algo más que tú puedes ganar dando masajes)

 ¿Qué ganas tú dando masaje?

Cómo Vender Masajes Honestamente

Working Zen: prévention et gestion du stress.
¿Qué es vender masaje? Cuando pensamos en vender, solemos relacionarlo con engañar. Y si hablamos de vender masajes en particular, también. Por eso la gente siente un poco ese tabú. El marketing tradicional vende con engaños. Inventándose beneficios o creando necesidades. Por eso te cuesta hablar de vender masaje. Porque todavía te sigue sonando como algo malo y deshonesto.

¿Crees que vender es engañar? Para mí es conversar. ¿Piensas que la única manera de vender masaje es convenciendo a nuevos clientes? Para mí es haciendo publicidad sincera y transparente. ¿Sientes que hay que convencer a los nuevos clientes? Para mí solamente tenemos que ponérselo fácil y animarles a mejorar.

¿A quién vendes tus masajes? Vendes masajes a personas. Haces marketing con la gente. Ni clientes, ni pacientes ni enfermos. Son personas. Te relacionas con ellos como persona que eres. Eso es el marketing. Mercadeo y circulación. Intercambio entre personas. Relaciones humanas. Un vínculo social. Una parte del ser humano. Vendes masajes a personas. Recuérdalo.

Y por eso el marketing tiene tanto que ver con la ética. Con la deontología y con la responsabilidad profesional. Porque vender es intercambiar. Ofrecer productos o servicios y que alguien quiera pagarte con su tiempo o dinero. Es un intercambio que ocurre entre personas. Reales o virtuales. Por eso depende tanto de cómo eres. Cómo te comportas. Qué transmites.

¿Cómo vendes masaje?

No intentes convencer. Más bien persuadir. Habla con la gente. Conversa de manera natural. Sé como eres. Persona. Masajista. Ponte el adjetivo que prefieras: Artesanal. Profesional. Usa la palabra que te guste. Pasión. Oficio.. Simplemente intenta hacerlo bien. Mejora. Supérate. Sonríe y quiérete 😉

Persuadir no es engañar, sino influir. Lo estás hacendo constantemente. Incluso cuando no das masaje. Influyes en los demás según tus creencias, actitudes, intenciones, motivaciones y comportamientos. Tienes el poder de dar ejemplo. Y tienes la responsabilidad del ejemplo que das.

¿Vendes o compras masajes? ¿Cuáles son tus principios? ¿Cuál es tu visión como masajista? ¿Qué valores tienes? ¿Qué quieres transmitir por fuera? ¿Qué tienes por dentro? ¿Te atreves a responder?

Aquí tienes otras 99 ideas para vender masajes que espero te sirvan 😉

¡Lanzando mi nueva web antonReina.com hacia 2015!

masajeSentado-logo-amma¡Hola, queridos masajistas!

Os presento mi nueva web. He decidido centrarme en lo que importa y ponerme manos a la obra. Este escudo es para defenderme, jeje. Ante todo y sobre todo de mí mismo. Necesito defenderme y protegerme pero de mí, de mis chantajes emocionales. De mis propias excusas y postergaciones. Este año dejo de dar vueltas para darle caña al masaje. Banzaï 2015!!

Total, que os envío un fuerte abrazo para que demos otra vuelta al sol. Algunos lo llaman 2015. Pero sólo es eso, un año. Nada más y nada menos. Espero que aprendamos mucho y podamos compartir aventuras y experiencias.

¡Feliz Renacimiento, artesanos del bienestar!

¿Cuál es Tu Ventaja como Masajista?

¿Conoces tu ventaja, masajista?

Para venderte bien tienes que concerte. Lo dicen mucho, pero hay que hacerlo. ¿Lo haces? ¿Sabes cómo?

Un DAFO para cada masajista

Autoevalúate. Mira las virtudes que tienes. Tus defectos como profesional del masaje. Lo que deberías mejorar ya. Las oportunidades que tienes o puedes aprovechar. Lo que viene siendo un análisis DAFO, vamos: Debilidades. Amenazas. Fortalezas. Oportunidades. Mírate al espejo. ¿Qué te diferencia? Llámalo ventaja, llámalo diferencia, llámalo defecto o llámalo virtufecto (ventaja que te da un defecto). Pero encuéntralo. Identifícalo. Reconócelo y poténcialo. Encuéntrate. Reconócete.

Obsérvate y sé valiente, masajista. Es un ejercicio muy potente. Sobre todo si quieres dedicarte a vivir dando masajes. O terapias. O tratamientos. O lo que sea que tenga que ver con la salud. También se hace en las empresas. De hecho, es una herramienta para evaluar proyectos y organizaciones. Algo básico para conocer situaciones actuales y planear estrategias futuras. Creo que hay que hacerse un DAFO de vez en cuando.

¡Hazte un DAFO, masajista!

Recuerda los signos de sumar (+), restar (-), multiplicar (x) y dividir (/). Toma papel y boli. Divide la hoja en 4 partes. Siéntate tranquilamente y piensa. Mirándote desde dentro. Observándote desde fuera. Exprésate sin miedo. Responde con sinceridad. Escribe honestamente. Pregunta a tu alrededor. Busca respuestas.

  • ¿Me adapto fácilmente a los cambios?
  • ¿Quiero aprender?
  • ¿Salgo fácil de mi zona de confort?
  • ¿Soluciones, problemas, barreras, objetivos, dirección, posibilidades, limitaciones?

– Mis debilidades son [-]

  1. ¿Qué recursos necesito para ser masajista? ¿Qué necesito mejorar en mi comportamiento?
  2. ¿De qué soy menos capaz de cara al mercado de masaje? ¿En qué soy peor? ¿Qué hago mal?
  3. ¿Qué me falta? ¿Qué me desmotiva? ¿Qué me limita? ¿Qué me hace vulnerable?
  4. ¿Qué puedo mejorar? ¿Qué dicen los demás que podría mejorar?

/ Amenazas desde fuera [/]

  1. ¿Qué peligros me rodean como masajista? ¿A qué obstáculos tengo que enfrentarme?
  2. ¿Qué es lo peor que puede pasar en el sector del masaje? ¿Tengo preparación?
  3. ¿Qué están haciendo los demás masajistas o profesionales que me supera?

+ Mis fortalezas son [+]

  1. ¿Qué tengo distinto a la mayoría? ¿Qué me caracteriza como masajista?
  2. ¿Qué ventajas tengo como masajista? ¿Por qué me felicitan mis clientes de masaje?
  3. ¿Qué me motiva a seguir creyendo en lo que hago? ¿Quién me inspira a seguir luchando?
  4. Mis capacidades, actitudes y aptitudes. ¿Qué haces mejor que los demás? ¿Qué creen los demás que haces bien?
  5. ¿Cómo podrías facilitar tus fortalezas?

x Oportunidades hacia fuera [x]

  1. ¿Qué masajistas triunfan en este momento? ¿Dónde va la gente? ¿En qué gastan más tiempo y dinero?
  2. ¿Qué nuevas tecnologías utilizo? ¿Qué tipo de personas conozco? ¿Qué sector conozco bien?
  3. ¿Qué puedo aportar para superar a mis competidores masajistas? ¿Con quién me podría aliar o asociar?

¡Y ahora empieza lo divertido!

¿Qué puedes hacer? Completa las siguientes frases diciendo “Cómo“:

  • Podría atenuar mis debilidades… 
  • Podría enfrentar las amenazas… 
  • Podría aprovechar las oportunidades… 
  • Podría potenciar mis fortalezas… 

Qué Debe Tener Un Buen Curso De Masaje

¿Piensas hacer un curso de masaje?

Seguro que lo primero que haces es mirar el precio, ¿verdad? Me lo imaginaba. ¿O tal vez no?

Después seguro que piensas en la duración que va a tener. Puede que te influya el profesor que lo va a impartir y posiblemente también te fijas en la escuela de masaje que lo ofrece. En la reputación que tiene ese centro de formación y otros detalles más específicos como el temario. Pero todo lo anterior es importante, claro que si… aunque debes saber algo. Tienes que ir un poco más allá de todo ésto.

criterios_curso_formacion_masaje

Criterios de formación para un buen curso de masaje profesional

Si te planteas una formación de masaje, debes tener en cuenta otras cosas muy básicas que casi nadie piensa. Esta entrada también te puede interesar si, en vez de ser aprendiz, eres tu quien enseña el masaje. Si te planteas ofrecer un taller de masajes. Si ya impartes cursos para masajistas. Creo que te vendrá bien leerlo para reflexionar y revisar algunos aspectos de tu propuesta. Como siempre, pretendo ser breve y concreto. Pero a veces me paso, lo sé. Unas veces por exceso y otras por defecto. Por eso, si crees que me quedo corto, no te cortes y dímelo. Critícame sin miedo. No me seas cobarde, coward! 😉

Un Buen Curso De Masaje Cumple 3 Condiciones Básicas

Estas 3 Características Principales demuestran que se tiene buen criterio al planificar el curso de formación para masajistas. Se trata de que el curso de masaje que ofreces o que te planteas hacer sea realmente:

1. Capacitador

Un curso de terapias manuales, por ejemplo, debe preparte para que lleves a cabo un rol concreto. Para que sepas actuar como profesional. Has de conocer bien tu papel de masajista. Debería formarte como masoterapeuta, por ejemplo. Y también debería capacitarte para realizar algunas tareas determinadas, relacionadas con la promoción de la salud.

Porque si sólo te van a motivar o a sensibilizar para que des masajes, no es suficiente. Y si sólo te van a instruir en unas cuantas técnicas de masaje, tampoco es un curso suficientemente bueno. Necesitas que te enseñen a meterte en tu papel. Si vas a ser profesional, tienes que ser capaz de comportarte como tal.

2. Interactivo

Un buen curso de masaje, por definición, ha de ser práctico. Y según la materia que estudies, en la práctica tendrás que saber interactuar con otros. Tienes que aprender a tratar con tu cliente de masaje, como una persona individual que es. Pero el curso también tiene que ofrecerte recursos para que puedas enfrentarte a grupos de más gente. Como cuando haces demostraciones, educas a la familia, les explicas a tus amigos lo que haces, o vas a una empresa para decirles a qué te dedicas.

Incluso debería prepararte para abordar comunidades de personas. Entornos determinados en los que podrías encontrar posibles clientes o hacia los que enfocar tu actividad. ¿Te enseñan cómo presentarte en un centro de mayores? ¿A buscar trabajo en un spa? ¿Puedes enfrentarte a la asociación de amas de casa de tu barrio? ¿Cómo te diriges a un colegio? ¿Y a la gente que pasa por el mercadillo? ¿Y a los oficinistas de una empresa determinada? Piensa en ello…

3. Coherente

Puede que se trate de un seminario sobre técnicas de masaje que dura un fin de semana. Me dirás que en un par de días no se puede asumir este enfoque. También puede que te excuses pensando en que sólo se trata de un cursillo de unas horas. Y claro, en una tarde es difícil cumplir tantos objetivos.

Pero si en tu formación no se abordan todos estos aspectos aunque dure varias semanas o meses, al menos debería de ser coherente. Es decir, que lo que aprendas estudiar tenga sentido. Que tu currículum no sea una mera lista de cursos, muy interesantes todos ellos, si, pero tan dispares que nadie te pueda definir por ninguno de ellos en concreto. Necesitas un marco profesional, una línea general en tu formación, una cierta complementariedad en tus estudios.

Deja de sumar cursos sin sentido. Está muy de moda aprender 36 técnicas diferentes y no dominar ninguna. Eso no es muy profesional, la verdad. Los cursos que hagas deben de ser coherentes entre sí. Si quieres ser masajista, tendrás que formarte en algo más que técnicas de quiromasaje o patologías de fisioterapia. Hace falta saber tratar a las personas. Necesitas saber qué hacer siempre, incluso cuando no sepas qué hacer 😉

Deberías saber qué hacer siempre, incluso cuando no sepas qué hacer

¿Te parece que ésto es todo lo que debería tener un buen curso de formación?

¿Es Suficiente Un Curso De Masaje Para Ser Masajista?