No sé casi nada


¿Qué es real?

Lo real es lo que ves. Lo que pasa por tu cabeza. Lo que sabes. Lo que piensas y lo que vives. Lo que crees como creencia y lo que creas como creación. Es un tema complejo. Conlleva tanta filosofía como rebeldía. Contiene tanta ciencia como conciencia. Comprende tanta cultura como intuición. Consiste tanto en conocimiento como en consciencia. La verdad ha de ser creída o vivida. Depende del punto de vista.

Eso pasa con Internet. Una red tan poderosa como invisible. Una conexión que no existe para quien no la usa o para quien no sabe navegar. Ni para buscar información. Ni para encontrar personas. Ni para saber de quién fiarse. Ni para diferenciar en qué confiar. Si no tienes acceso, eres un salvaje digital. Si no lo sabes usar, eres una persona analfabeta digital.

Internet no existe para la mitad del planeta. Eso es una brecha real. De conocimiento y de consciencia. Eso divide la realidad. Además del acceso a internet necesitas tener criterio para clasificar la información. Para saber qué datos son de confianza. Eso es otra brecha real. Cómo te informas.

Hay más. Puedes conectar con mucha gente desde tu teléfono. Cada uno de tus contactos forma parte de muchas corrientes de pensamiento. La manera de ver los mismos temas también dependerá de cada persona. Nuestra manera de interactuar creará más brechas o las destruirá… ¿Qué opinas? ¿Cómo interactúas? ¿Cómo te comunicas?

Menos móvil y más calle

Interactuamos online y offline. Aquí en Internet la mayoría estamos en alguna red social. Para escuchar, para compartir, para enseñar, para aprender, para ayudar, para criticar, para buscar o para intentar influir en los demás. Es igual que fuera de internet. Todo lo que hacemos es interactuar. Interaccionar con otros. Escribiendo, dibujando, hablando, fotografiando, comentando o compartiendo. Actuamos por interés propio o ajeno. Da igual. Todo es lo mismo.

Lo único que cuenta es lo que tú quieras. Eso que tú quieres que importe. El sentido de tu vida. El que tú le das. El que te parezca más apropiado. A mí me parece tan importante lo que vivo y hago cada día en persona como lo que sucede digitalmente. Es una dimesión paralela. Son presencias que reflejan nuestra identidad real. Son máscaras de la misma marca.

Relación conmigo y relación contigo

Yo primero. De dentro a fuera. Intento trabajar la conexión conmigo mismo. Mediante el silencio, la respiración o el contacto con la naturaleza. Cada cuerpo nos pide una cosa… Conócete. Pregúntate. Obsérvate. Pregúntate. Escúchate. Créete…. Déjate llevar por lo que dice tu instinto. Confía en ti. Acéptate y quiérete. Tan fácil y tan difícil como eso.

Después estarán los demás. Tu relación con el mundo. Todas las relaciones se cultivan. Interactúas según te sientes contigo. Unas veces reaccionas mejor y otras peor. A veces prefieres culpar a cualquiera antes que asumir la responsabilidad de tu propia autoestima, autoconcepto y ánimo. Es una cuestión de armonía, resonancia y coherencia.

https://www.ramonramon.org/blog/2018/11/05/redes-sociales-en-numeros-que-tanta-gente-en-el-mundo-las-usa/
  • ¿Con qué resuenas en la vida?
  • ¿Con quién resuenas online?
  • ¿Eres coherente contigo y los demás?
  • ¿Qué buscas o has encontrado?
  • ¿ES INTERNET UNA BRECHA REAL?

Luna de lunático

Corazón campo de batalla antonReina

Mi corazón es un campo de batalla… Y no es que esté dividido, sino que está agitado. Hace años que debería haberme puesto serio. Hace años que debería haber cortado las faltas de respeto, los maltratos, la denigración y las salidas de tono que vivo/veo/bebo cada día. Debería haber destapado ese melón, por muy sutil, exagerado o subjetivo que hubiera podido parecer.

Ya no importa. Es aquí. Estoy ahora. Hacia el exterior me toca reconocerlo. Personalmente. Profesionalmente. Dignamente. Asumir responsabilidad. Hacer lo que corresponda. Ni más ni menos. Ya está. Hacia el interior es otra cosa. Eso me importa más. Mirarme al espejo y ver más allá. Reconocer lo que no se ve, ni se oye, ni se sabe explicar… pero se siente. Toca sacar el lado oscuro. Esa parte mía que no es mala, aunque parezca menos buena. Mi lado sino menos conocido, incluso por mí mismo: La emoción. Mi estado emocional. Lo que siento de verdad.

¿Qué emoción me quita el sueño?

Vamos a explorar usando una técnica de pensamiento+ autorretrato . Hablo de mi parte oscura, la que está escondida. Ese lado secreto que suelo guardar. Es una dimensión oculta que necesito expresar. No sé cómo será ahora: Rabia. Odio. Ira. Pasión…

Es rabia. Está luchando por salir. Como una olla a presión. Necesito una válvula de escape. Para evitar más daños internos y externos. Porque afecta a cómo me siento, cómo pienso y cómo actúo. Duele, bloquea, frustra. Da miedo dejarla fluir, por si después no la puedo controlar… Pero las emociones son como el agua, y el agua se evapora.

¿Cómo explota una olla a presión?

  • Porque no resiste el cuerpo material..
  • Porque no funciona la válvula de seguridad..
  • Por seguir aumentando la temperatura..
  • ¿Algo más? Da igual.

Prefiero no explotar sin sentido.

  • Podría inmolarme y destrozarlo casi todo.
  • Podría avisar del peligro y pedir ayuda.
  • Podría darle más caña a la válvula de escape, no sé cuánto más resistirá, ni hasta cuándo, ni para qué sirve tanta resistencia.
  • Podría alejarme de la fuente, alejarme de lo tóxico, alejarme de lo problemático, alejarme de esas personas y situaciones que desencadenan malestar.
  • Lo más fácil será alejar esa olla del fuego.
  • Lo difícil ya ha ocurrido: la materia ha transmutado.

Cambio de planes 2018

Tener la playa cerca me ayuda a vivir el verano como siempre había soñado. Estar cerca del mar en verano me ayuda a sentir que estoy vivo. Es decir, conectado con algo que no se puede ver. Naturaleza, planeta, espíritu... no sé cómo llamar a La Vida.

Cada año me pasa lo mismo. Es algo cíclico que me pide el cuerpo y la mente. Durante la gran fiesta del fuego santo y divino, que suele brillar más durante julio y agosto, necesito reconectar con mi propósito. Me refiero al por qué vivo y también al para qué quiero vivir.

Es así y ya está. Lo intento justificar diciendo que si la luna me influye bla, bla, bla… porque soy bastante lunático bla, bla, bla… que todo está relacionado bla, bla, bla… somos bolitas de luz brillando entre dimensiones bla, bla, bla… o que como soy muy metafísico bla, bla, bla… pues me disperso en el camino de ejecutar cualquier proyecto o emprender cualquier negocio.

El sentido de la vida. A eso se reduce todo finalmente. Al significado que le damos a nuestra vida. A lo que creo que soy, de dónde vengo y para qué estoy aquí. En este mundo. Para qué sirvo o para qué quiero valer. A quién sirvo o para quién quiero servir. Cuál es mi misión… Algo que tiene tanto de búsqueda y aventura como de decisión e imaginación. Ahí reside el verdadero bienestar. En eso que me hace sentir bien de verdad. En para qué creo que merece la pena vivir.

Cambio de planes

Estaba haciendo un ejercicio de reflexión y escritura, para intentar expresar cómo me siento aquí y ahora. Mirando atrás, hacia todo lo que he vivido. Pensando adelante, preguntándome hacia dónde me gustaría orientar el resto de mi vida. Y de pronto me he dado cuenta de que vengo viviendo mal enfocado durante los últimos 10 años.

Era al revés. Pensaba que tenía que puntuar mi satisfacción con lo que tengo, describir lo que necesito mejorar y establecer un plan adecuado para lograrlo. Y resulta que ya acepto casi todos los aspectos de mi vida. Me siento satisfecho y orgulloso de cómo soy. Acepto todos mis fracasos, pasados y presentes; mi sufrimiento, anterior y actual; mis heridas, abiertas y cerradas. Me ha costado toda una vida llegar hasta aquí. Con todo lo bueno y lo malo. Cada uno sabe lo suyo. No deberíamos juzgar nada. Es fácil criticar a otros. Lo difícil es mirarte y asumir tu vida. Aceptarte y disfrutarte. Amarte así. Sin más. Porque sí.

Mi trabajo ideal. Mi mayor insatisfacción la siento en el aspecto profesional laboral. Soy enfermera. Amo mi profesión, aunque detesto mi trabajo. Prefiero promocionar la salud, desde la salud, a formar parte del negocio de la enfermedad. Me gusta mucho la gente, aunque odio al ser humano cuando es despiadado, caprichoso y malcriado. Me siento bien ayudando a la gente y me dejo seducir por sus historias. Disfruto mucho cuidando y he decidido formar parte de una revolución humanista que ya está ocurriendo. Esa es mi misión.

Finalmente he comprendido que es al revés. No se trata de intentar montar un negocio (que ya me ha ocurrido varias veces) y en caso de fracasar (que también me ha ocurrido otras tantas) volver al plan B de rescate, que era trabajar de enfermero. Nada de eso… ¡Es todo lo contrario! Acepto que ya tengo un trabajo y disfruto la vida, porque gracias a él puedo pagar mis facturas y sobrevivir dentro del sistema. Sin embargo, ahora mi plan B es intentar llevar a cabo esa misión humanista. Desde mi plan A. Desde dentro del sistema político, moral, económico y estructural en el que vivimos los supuestos afortunados del planeta. Mi propósito es crear un negocio con el que me sienta bien conmigo mismo, como herramienta para aportar algo bueno al mundo.

¿Ideas? ¿Propuestas? ¿Te animas?

Balance 2018… ¿ya?

2015balance2018antonreina-enfermerajipi

Ó balancê, balancê.. Quero dançar com você… Como cantaba Gal Costa hace poco. Baila para celebrar. Baila cada día. Baila cada noche. Baila con el mundo. Baila con cada persona. Baila con gente. Baila con la gente. Baila en público. Baila con cualquier música. Incluso baila sin música… Baila con cada respiración. Baila en privado contigo. Delante o detrás del espejo. Da igual. Baila. Siente tu poder.

Baila para equilibrarte. Mueve tu cuerpo. Déjate llevar. Baila y contrarresta fuerzas. Encuentra y disuelve tensiones. Baila para encontrarte. Deja de pensar y Fluye. Diviértete. Este año ya tiene mucho sentido. He decidido bailarlo con estos pasos. Del cero al cinco. Son una declaración de intenciones. Los pilares sobre los que viviré esta otra vuelta con sentido.

* Por cierto:

Feliz Año Nuevo 5778 judío, 1439 musulmán, 2075 hindú, 4715 chino, 5132 maya, 2018 cristiano y 74004 patólico. Feliz Nacimiento. Feliz Renacimiento Solar. Feliz Sol Nuevo. Feliz Solsticio de invierno. Feliz Nueva Vuelta Solar, nuevo año terrestre, sideral o sidéreo…

Básicos para Bailar con el 2018

  • Paso 0 la Luna. Paso cero. Tan redondo como esta preciosa luna. Que augura un próspero y propicio nuevo Sol. Esta luna es la sexta, la del ritmo y la organización. ¿Cómo se contribuye a extender la igualdad social y económica en el mundo? Haz más y habla menos, como dice Teresa Pérez en #MiLema2018, porque yo también siento que #otraformaesposible.
  • Paso 1 la Familia. Son lo más importante. Tu gente. Los tuyos. Vosotros. Nosotros. Ellos… Muchos pueden celebrar estos días en familia. Con todo lo bueno y todo lo malo que eso conlleva. Aprovecha. Mira al pasado para conocerte. Resuelve asuntos pendientes. Pasa tiempo con tu gente y da más abrazos, como dice Iñaki. Eso sí. Abrazos de al menos 8 segundos.
  • Paso 2 el Trabajo. Vuelvo a tener empleo el día 2. Gracias. Me siento agradecido. Es una necesidad básica para vivir en este sistema que nos ha tocado. Por eso he decidido disfrutarlo y al mismo tiempo estudiar. Voy a por mi plaza de enfermera fija. Hay 6 meses para optimizar mi plan de estudio: moviéndome mucho, comiendo poco y descansando bien. Me acordaré de enfermeras como Amelia, Isi, Pau e Isidro, que también opositaron, opositan y ayudan a opositar.
  • Paso 3 las Conversaciones. Es lo que somos. Más aún en internet. He decidido disminuir el tiempo que paso leyendo, tuiteando y escribiendo online. Será duro, pero forma parte de los hábitos que necesito estos meses… Porque me acordaré de del NEFanzine, de Chema (la salud son conversaciones) o de Fefo (el marketing es conversación).
  • Paso 4 la Diversión. De eso se trata. Baila, juega, disfruta… Porque la vida es eso, diversión y celebración. Con niños y mayores. Con animales y plantas. Mirando a la Tierra y mirando a las estrellas… Celebra que vives, porque hoy hace un buen día para morir. Lo pienso cuando veo cosas como ésta del fracking en Murcia, que nos parecen tan lejanas como las crisis migratorias. Olvida el cambio climático y piensa en ti. ¿Qué te sienta bien? ¿Qué puedes cambiar tú en ti? ¿Para qué cambiamos de año?
  • Paso 5 el Arte. El arte es expresión. Vive con Arte. Sé tú. Sé como eres. Acéptate como eres. Quiérete. Sé como quieres ser. Acepta lo que no puedes cambiar y dale caña a lo que sí… Conócete mejor. Atrévete a conocerte un poco más. Para bien y para mal. Conoce tus límites. Intenta mejorar al máximo… Gracias a Elías Azulay he descubierto mi ADNe. Por ejemplo, tiendo a ser resiliente, modesto, colaborador y leal. Que pueden ser virtudes o debilidades… y ahora me toca explorar cómo optimizarme.

By Photo Credit: National Oceanic and Atmospheric Administration (from http://gimp-savvy.com/) [Public domain], via Wikimedia Commons

¿Por qué lo llaman Humanizar cuando quieren decir Cuidar?

masaje-sentado-por-antonreina-en-murciaseremanga-2013

H? Oh là là, la hache!

¿Humanizar? ¡Cuidar! Se puede hacer un cuidado más humano, sí, pero en esencia es CUIDAR. Cuidar bien. Cuidar de manera profesional. Artística. Universitaria. Lógica. Racional. Personal. Personalizada. Física. Mental. Emocional. Social. Cultural. Espiritual. Invisible. Humana…

Cuidar es humano. Servir a los demás, proteger, educar, defender, ocuparse, atender necesidades, procurar bienestar, responsabilizarse, ayudar al que más lo necesita, velar, vigilar, dignificar,,, para mí, cuidar es lo más humano que podemos hacer. Dar la vida. Cuidar la vida. Apoyar la vida. Respetar la vida. Promover la vida. Promocionar la salud. Cuidar personas y entornos… Eso.

Cuidar personas y entornos. Cuidar enfermos. Cuidar la tierra. Cuidar el ganado. Cuidar el jardín. Cuidar a las madres. Cuidar a los padres. Cuidar bebés, niños, adultos y ancianos. Cuidar el morir. Cuidar animales… Cuidar, cuidarse y dejarse cuidar, como decía Collière en Promover la vida:

… A todos, les pido centrarse sobre las fuerzas de la vida, la movilización de sus recursos vitales en el respeto de la persona y de la humanidad, para promover los cuidados y promover la vida”

¿Humanizar o cuidar?

¿Cómo humanizar algo que ya es humano? Hace meses propuse un Minicurso gratuito para humanizar la asistencia sanitaria. Publiqué una toma como experimento. Diseñé 13 capítulos imprescindibles que aún no he publicado… Sentía que me faltaba algo y ahora lo he encontrado: En realidad estamos hablando de CUIDAR.

Hablemos de CUIDAR. ¿Humanizar los cuidados? Mejor hablar de cuidar. Cuidar mejor. Cuidar bien. Cuidar profesionalmente… Más que nada porque no hay oficio de humanizador pero sí de cuidador. Las enfermeras cuidan de manera profesional. Las enfermeras humanizan muy bien. Aunque no sea algo exclusivo nuestro, faltaría más. Hablemos más de cuidar personas y menos de humanizar sistemas o servicios.

¿Cómo se humaniza?

¿Qué es lo humano? ¿Acaso nos referimos a cuidar?

Humanizar las empresas, los hospitales, los equipos, los ratios, los quirófanos, las urgencias, las farmacias, las UCIs, las REAs, los paritorios, las consultas, los traslados, la administración, el laboratorio, los recursos humanos, los servicios de rayos, las cocinas, la gestión, la política, la sanidad, el ambiente y las relaciones…

CUIDAR las empresas, los hospitales, los equipos, los ratios, los quirófanos, las urgencias, las farmacias, las UCIs, las REAs, los paritorios, las consultas, los traslados, la administración, el laboratorio, los recursos humanos, los servicios de rayos, las cocinas, la gestión, la política, la sanidad, el ambiente y las relaciones

Hablamos de CUIDAR

No lo llames humanización… llámalo responsabilidad, decía Serafín el año pasado en Cuidando.es y hace un año Rafa Tarsicio también nos recordó mirar a los ojos. Humaniza que no es poco era un básico del maravilloso Mírame-Diferénciate. Estoy al mil% de acuerdo con ellos. Hace poco también lo recordaban Andoni Carrión y Carlos Núñez en #comisiongestora:

 Mal vamos si tenemos que rehumanizar algo tan humano como la asistencia sanitaria, si tenemos que humanizar el parto, las urgencias o cualquier otra cosa.

Las enfermeras cuidamos. Eso es humanizador por definición. Promovemos la salud. Fomentamos la prevención. Defendemos la dignidad de las personas. Servimos a la Humanidad. Lo enfermero se centra en la persona, en su salud, en el entorno y en la relación de cuidar. Caminantes, se hace camino al andar, y se logra la #humanización siendo un ser humano más.

Si ánimo de ofender a la ciencia ni a enfermeras como Martina Valenzuela, por su tesis doctoral sobre humanizar las urgencias, yo cambiaría la palabra humanizar por CUIDAR.

H de hacer, ‘H’ de cuidar…

Hacer las cosas de otra manera. La primera vez que supe de la famosa HACHE me dió un vuelco el corazón. No recuerdo dónde, porque hay muchos frentes y todos son necesarios, estupendos, muy humanos… Simplemente sentí que algo iba mal. Me faltaba coherencia por alguna parte. Porque estamos de acuerdo en que son tiempos para hacer las cosas de otra forma. Qué razón lleva Joan March de la Escuela Andaluza de Salud Pública.. Humanizar la sanidad para mejorar la calidad asistencial..

  • ¿Humanizar la salud? Tal vez se refiere a cuidar la salud.
  • ¿Humanizar la sanidad? Será cuidar a los profesionales y servicios.
  • ¿Humanizar el proceso de morir? Cuidados paliativos y ratio de personal.
  • ¿Humanizar el liderazgo, la política o la gestión? Más que dinero, hay que invertir cuidados. Cuidar la política, cuidar la gestión, cuidar la dirección…

Lo humano es lo que ocurre entre personas.

Aprendemos interaccionando con los demás. Descubriendo lo que es respetar. Interaccionamos y conversamos. Atendiendo necesidades. Apoyando y respetando. Aceptando que cada uno tiene una manera de ver el mundo, tan válida como la nuestra. Porque ya lo decía Chema Cepeda: la salud son conversaciones.

Cuidar requiere aptitud y actitud. Hay que conocer muchas técnicas, pero también saber cuándo y cómo aplicarlas. Hace falta tener conocimientos formales de muchos campos para saber cuándo, cómo y a quién derivar o consultar. Cuidar requiere habilidades emocionales y capacidad de comunicación. Eso se tiene y se aprende.

No siempre es agradable. Es tan humana la guerra como la solidaridad. Por eso parece que la Humanidad no fuese más que una utopía que no existe todavía. Tal vez porque damos por hecho que lo humano es algo bueno. Una cualidad que conlleva respeto y amor a los demás, comprendiendo sus necesidades para atender la vida o acompañar en la muerte. Por eso no entiendo lo de humanizar: ¿Hacer más humano? ¿En serio?

No todos podemos humanizar. Me alegro muchísimo de haber conocido a Elías Azulay, porque me ha enseñado que a humanizar no se aprende si no hay de dónde sacar. Todos tenemos un perfil emocional que se puede medir para conocer nuestras habilidades, capacidades y competencias, pero siempre condicionado por nuestros genes.

Humanizar es Cuidar, cuidarse y dejarse cuidar

H? 
Cuida 
Cuídate 
Cuídame 
Cuida la UCI 
Cuida el RATIO 
Cuida la gestión 
Cuida la farmacia 
Cuida la SANIDAD 
Cuida la ECONOMÍA 
Cuida las URGENCIAS 
Cuida a las PERSONAS 
Cuida los QUIRÓFANOS 
CUIDA DEL BIEN COMÚN
[Poema #retohumanizasca]

Somos diferentes, pero… ¿queremos lo mismo? ¿Cuidar es también educar? ¿Cuidar es también ayudar a crecer, desarrollarse como persona y conocerse mejor? ¿Acaso cuidar de verdad, de manera profesional, no es humanizar? ¿Se puede humanizar todo?

¡Fluye!

https://issuu.com/nefanzine

Felicitación espontánea y auténtica del equipo fanzinero de nuestraenfermeria.es 😉

¿Cómo quieres acabar 2017? ¿Prefieres despedirlo sin más? ¿Repasamos cómo te fue? ¿Cuántas cosas te salieron bien? ¿Cuántas mal? ¿Cuál es tu balance final? Esta felicitación demuestra que la alegría está ahí, para sentirla y dejarse contagiar. Me siento muy contento de formar parte del equipo de fanzineros de esta revista enfermera.

Ritual para acabar el año. Todos tenemos costumbres. Seguimos ritos y tradiciones. Aunque no lo reconozcas. Es cultural. Muchas veces seguimos la corriente y otras nos inventamos nuestros propios hábitos. Nuestros rituales son ceremonias. Maneras de celebrar. La vida gira en torno a momentos de fiesta. Unos más y otros menos alegres. Enlaces, uniones, separaciones, embarazos, nacimientos, muertes, estaciones, soles y lunas.

¿Cómo acabarás 2017? ¿Qué prefieres hacer para despedir este año? Comerte las uvas (o no comértelas). Comer y cenar con tu familia (o no hacerlo). Comprar regalos (o negarte). Poner adornos navideños (o renegar de todo eso)… Son manías tuyas, particulares y peculiares. Da igual. Me gusta pensar que lo vas a disfrutar. Y si las circunstancias te hacen sentir tristeza, rabia, miedo o pesar, déjate llevar y vive lo que te toca.

¿Has pensado cómo quieres terminar 2017? En estos 13 días que quedan de 2017 podrías considerar cuestiones como las de esta lista:

  1. ¿Qué te ayuda a sentirte bien y disfrutar fluyendo con la vida?
  2. ¿Qué haces para cuidarte, quererte o amarte?
  3. ¿Cómo ayudas, aportas o cuidas de los demás?
  4. ¿Cómo tomas decisiones para decidir tus proyectos?
  5. ¿Qué sueltas para aliviarte y sentir que puedes con todo?
  6. ¿Dónde está la magia para buscar tu equilibrio?
  7. ¿Puedes dejar de luchar y disfrutar viendo lo maravillosa que es la vida?
  8. ¿Te atreves a cuestionar lo que siempre se ha hecho y defender tu experiencia?
  9. ¿Dónde están las raíces que te impulsan a seguir adelante?
  10. ¿Te miras al espejo y hablas contigo? ¿Qué te dices? ¿Cómo te tratas?
  11. ¿Sabes cómo dejar de pensar y escuchar lo que sientes? ¿Reconoces tus emociones?
  12. ¿Qué compartes para hacer que el mundo sea un lugar mejor?
  13. ¿Te concedes cambiar, crecer y evolucionar?

Feliz reinicio. Déjate sentir. Déjate ser. Déjate fluir… Simplemente fluye.

Deja de pensar

Red social del Amor y la conexión

Será la luna. Será esta luna llena de hoy. La que tanto brilla en esta fría noche de diciembre murciano. Hoy escribo lo que me sale. No estoy pensando. Simplemente me dejo sentir y lo intento expresar.

Seré yo. Siempre digo que lo más importante son las personas. Por eso intento conocerme. Para comprender a los demás. Desnudarme para dejar de pensar. Sentir para empezar a hacer. Actuar para permitirme vivir.

Personas y punto. Así lo dice Susana. Me encanta. Disfruto recordando que lo normal es no ser normal. Tal vez haya muchos males innecesarios. Eso me duele. Como también hay muchos pensamientos innecesarios. Eso me alivia. Et oui. Merci.

Deja de pensar, empieza a sentir. Sandra me ha recordado que mire a la luna. Tiene muchas respuestas. Voy a compartir algunas. La luna sabe, fluye, siente y brilla. Es la esencia femenina. El gran poder de la vida.

Deja de pensar, empieza a sentir

¿Seré humanista? Pienso en sentir. Siento, luego existo. Reflexiono. Viajo, física o mentalmente. La soledad es inevitable. La vida va más allá. Pero no lo digo, me lo dicen. La timidez también es poder.

Hablando con Raquel sobre el amor, recordé la locura, la grandeza y la extravagancia de las grandes ideas… Necesito apoyo, porque siento inseguridad para reconocer mi grandeza. Cualquier aventura es riesgo y espontaneidad. Esa exposición parece vulnerabilidad. Después genera naturalidad. Es la base de mi confianza.

Lo primero son tus principios. Si eres consistente, trabajas con más rigor. Los puedes cambiar. Te puedes adaptar. Lo hacemos constantemente. Necesitas una base de apoyo. Unos cimientos que llamamos valores. Se parecen mucho a lo que sientes.

¿Cómo te reajustas? Volver a la calma. Reequilibrarte. Actualizarte. Resintonizarte… Cada día necesitas un espacio y un tiempo privados… Hay que ordenar. Es mi peligro. Me suelo atascar ahí. Por eso miro fuera de mí. Me dedico a otros. Busco ser útil. Algo a lo que servir. Una causa que defender.

El orgullo de cuidar. Mi don y mi debilidad son el orgullo de cuidar. En un extremo está el amor. En el otro el control, la reflexión y la responsabilidad. Deseo independencia, aunque vivo lidiando con hiperactividad y ansiedad.

Deja de pensar, empieza a sentir

¿Qué irradias? ¿Cómo eres? ¿Quién tiene tu poder?

IMG-20150807-WA0011