Cómo Mejorar Tus Momentos De La Verdad Para Masajistas

dsc_0461

¿Vendes masaje? ¿Tienes un negocio masajista o te gustaría crearlo? ¿Sabes cómo conseguir clientes? ¿Has leído Los Momentos de la Verdad para Masajistas? Vamos a ver cómo mejorarlos en general, teniendo en cuenta que hay 3 momentos clave.

Dos momentos clave tradicionales..

Antes y después. Cuando hablamos de vender masaje hay dos fases principales. Una antes y otra después de que alguien te pague por tu servicio.. Una es cuando la persona no te conoce todavía y ve tu publicidad por primera vez. La otra es cuando ya se ha dado un masaje contigo y te ha pagado. A partir de ese momento ya tiene algo que contar sobre la experiencia que ha vivido contigo:

1º El momento UNO es cuando se deciden por tí

Razones Para Darte Un Masaje SentadoCuando no te conocen y te llamanLa persona decide ser tu cliente. Ha seleccionado tu oferta de masaje frente a otras. Tal vez alguien te ha recomendado. Es el momento en el que se deciden y te llaman. Momento UNO de la verdad.

Diferénciate. Tienes que atraer a un público concreto. Esa es la clave. Porque hay otros negocios de masajistas que son competencia tuya. Sin embargo esa persona prefiere pagarte a tí. Has llamado su atención y le has seducido (o no lo han hecho otros) con una demostración, unas palabras, una foto, un folleto o un anuncio tuyo del tipo que sea.

Sugerencia. Te puedes diferenciar por tu aspecto, por la manera de anunciarte, por la manera de tratar a las personas o simplemente por tu manera de ser. Decide en qué valores éticos personales y profesionales te quieres pasar para vivir. Eso define tu estilo y tu marca. ¿Cuáles son tus principios?

2º El momento DOS es cuando ya te han pagado

http://lasfofuchasdelore.blogspot.com.es/2013/07/ref-028-masajista.htmlCuando cualquiera ya te conoce y habla de tí. Después de haberte conocido, esa persona (ahora cliente) tendrá una opinión de su experiencia contigo. Hablará de ti, recuérdalo. Y lo hará para bien o para mal.

Cómo se siente después. Habrá sentido alguna emoción y tendrá algo que decir, bueno o malo, de lo que ha vivido contigo, con tus productos o con tu servicio. Incluso si no tiene nada que decir, eso ya es comunicar algo de su relación contigo. Muchas veces no lo podrá expresar con palabras.

Ya está. El bien (o el mal) ya está hecho. Ahora tienes que comprender cómo se siente cada persona, cada cliente. Así sabrás si puedes mejorar tu servicio, tu trato, tu actitud, tu manera de preguntárselo… ¿Cómo te lo va a decir? ¿Hablarás de cómo le ha ido? ¿Qué le has vendido y qué se ha llevado? ¿Es lo que esperaba? ¿Servicios de salud? ¿Servicios de bienestar? ¿Cómo es su balance general? ¿Positivo o negativo?

Sugerencia. Pregunta, observa y escucha. Sobre todo eso: escucha. Escucha mirando cómo se siente, de qué manera te habla, cómo camina o como sonríe. Puedes hacer encuestas directamente cuando hables con tus clientes. También puedes contactar en otro momento y por otros medios como el teléfono o el correo electrónico. Incluso utilizando en las redes sociales. Depende de tu relación en cada caso y de tu estilo o forma de ser particular. Observa cómo te sientes tú también.

Hay un tercer momento menos conocido…

  • Momento uno es cuando se deciden por ti entre más opciones.
  • Momento dos es cuando ya te conocen y hablan de ti.
  • Momento cero es cuando buscan y todavía no te conocen.

0º El momento CERO

Antes del antes. Como te decía en la anterior entrada sobre Los Momentos de la Verdad para Masajistas, cuando alguien te busca en internet también es un momento importante y decisivo. Los de Googuel lo llaman MomentoZeroDeLaVerdad. Míralo aquí o aquí.

¿Cómo puedes mejorar ese momento? Está claro. Tienes que apuntar bien con tu estrategia y tu manera de vender. Tienes que anunciarte y no de cualquier manera. Anúnciate inteligentemente. Piensa dónde apareces y dónde deberías aparecer. Piensa a quién quieres dirigir tu servicio. Piensa dónde y cómo quieres que te vean. Anúnciate en el lugar adecuado y con el medio adecuado.

Primero internet. O no… Muchas personas, antes de llamar al masajista, buscarán en internet. Suele ser lo primero… ¿Estás aquí? ¿Crees que deberías de aparecer en las búsquedas de tu zona? Aunque solamente sea para decir que no tienes página web, ni tarjeta virtual, ni perfil en redes sociales… O para decir dónde y cómo te pueden encontrar… ¿Quieres estar en las redes de tu barrio? ¿Necesitas aparecer en las búsquedas de masajistas que se hagan en tu ciudad? Creo que sí.

CONCLUSIÓN. Por eso te sugiero que te diferencies. Haz vídeos con preguntas frecuentes y súbelos a la red. Entrevista a tus clientes favoritos. Sal a la calle y que te vean. Recoge testimonios. Haz demostraciones gratis y que hablen de ti. Piénsalo y decídete. Equivócate. Experimenta. Se me ocurren infinitas ideas… Llámame y hablamos. ¡Pregúntame aquí mismo! 😉

¿Cómo Te Presentas, Masajista?

¡Hola masajista! ¿Te da miedo hablar en público? ¿Crees que es más fácil hablar a una persona que a un grupo? ¿Cómo te presentas en frío? ¿Cómo ofreces tus servicios de masaje a desconocidos? ¿Visitas empresas que no te conocen? ¿Qué necesitas para lanzarte? ¿Sientes algún bloqueo ahí?

¿Quieres conseguir más clientes de masaje?

Aprende a presentarte. Seguro que ya lo haces muy bien. Si eres masajista, te propongo algunas ideas para presentarte mejor y conseguir nuevos clientes de masaje. Algunas me las ha dado Sebastián Lora 😉

Aprende a presentarte, masajista

  1. Empieza ya mismo

    Ponte delante del espejo y preséntate. Hazlo varias veces. Practica y reconoce cuál es tu mensaje. Tiene que ser claro y conciso. Nada generalista. Muy concreto. Para que te recuerden bien. Habla con el espejo, no temas… Sentir miedo o vergüenza es normal. Enfréntate a ti. Practica ahora. Es algo necesario. Inténtalo. Habla. Supera ese miedo absurdo. Sé valiente y acéptate como eres. ¡Todo es ferpecto!

  2. Fija un objetivo claro

    ¿Vas a presentarte? ¿Para qué? Para que te recuerden. ¿Qué quieres conseguir? Lo ideal es que pienses en forma de pequeños pasos hacia tus nuevos clientes. Primero tienen que hablar contigo para después hablar de ti. Segundo, vas a ofrecer una demostración de masaje gratis o algún otro regalo personalizado. Tercero, quieres que conozcan tus precios. Cuarto, hazles alguna oferta que les pueda atreer de verdad… Por favor, ponte un par de objetivos claros (con dos o tres acciones muy concretas cada uno) para poder cumplir cada meta.

  3. Conoce a cada persona

    ¿Quiénes son? ¿Conoces a ese cliente que te gustaría tener? ¿Qué interés podría tener en tus masajes? Cuando hables con alguien que no te conoce, muestra interés en lo que te dice. Observa cómo te lo dice, aunque habléis del tiempo o de cosas superficiales. Hazlo fácil. Escucha de verdad. Pon interés o curiosidad. Que se note por fuera y por dentro que te importa. Hazlo natural.

  4. Concreta un mensaje claro

    Define qué quieres transmitirle. No le cuentes los beneficios del masaje. Eso es ridículo si no te lo pregunta. Mejor pónselo fácil. Habla del día a día. De cómo sobrelleva el estrés. De las preocupaciones. De lo bella que es la vida. De esas pausas que nos hacen sentir mejor. Y luego concreta. Una idea, una oferta o un servicio. Un masaje en la mano o el antebrazo. Algo rápido. Sin aceites. Sobre la ropa. Sin hablar demasiado sobre dolencias ni problemas de salud. En el mismo lugar. ¿Le apetece un masaje? Sí, claro, es gratis. Aquí y ahora.

  5. Pregunta y deja que hable

    Es lo más importante para conectar con las personas. Pregunta y deja que hable. Deberías dejar que hable. Que hable más que tú. Es la regla para escuchar bien. 2:1 (2 Orejas y 1 Boca). Para escuchar el doble… Escucha de verdad. Ante todo (y sobre todo) escucha. Después, teniendo en cuenta la conversación, podrás concretar tu mensaje de manera que no sobrecargues ni satures de información.

  6. Demuestra haciendo

    Deberías tener siempre un masaje a mano. Una breve demostración de tu trabajo. Para poder hacérsela a cualquier persona, en cualquier momento y en cualquier lugar. Una secuencia de acupresión sobre la espalda. Unos toques de reflexo sobre la mano. Un par de estiramientos básicos. Demostrar haciendo genera confianza. Haz muchas demostraciones. Cuantas más, mejor. Da pequeños masajes siempre que puedas. Es lo que más confianza puede generar.

  7. Regala generosamente

    Regala una tetera, un imán con tu teléfono, una taza zen, un calendario, un bolígrafo, unas flores, una orgonita, una planta, un pequeño cactus, una demostración de masaje, una sesión completa de masaje, una invitación al teatro, o a cualquier otro evento agradable, una banqueta para apoyar los pies en la oficina, un masajeador para los pies, un rascador de espalda, un buen rato de conversación agradable, cualquier producto artesano para el descanso y la salud. Regala generosamente. Ten detalles con la gente. Sin esperar nada a cambio. Hazlo con cariño. Disfrútalo.

  8. Disfruta de verdad

    Cuando hablamos de trabajo se nos olvida el juego. Es algo que se puede y se debe combinar. Busca el equilibrio. Puedes hablar de dinero y divertirte. Se puede trabajar y disfrutar. Desarrolla tu negocio pasándotelo bien. El juego es algo vital. Recuerda que el juego puede ser divertido y serio a la vez. Como la vida misma. Una cosa no quita la otra. De tí depende encontrar ese punto medio.

  9. Juega a experimentar

    Experimenta como si todo fuera un juego. Porque todo es un juego. La vida es juego… Cuando juegas, da igual ganar o perder. Lo importante es disfrutar siempre. Es la mejor manera de ganar siempre. Cobra diferentes precios. Experimenta con la publicidad. Responde al teléfono de varias maneras. Ofrece descuentos así y asá. Visita diferentes empresas. Conoce varios tipos de clientes. Prueba con otros uniformes. Habla con gente del mismo sector y de otros sectores. Intenta hacer trueque… Si fallas, vuelve a intentarlo. Aprende cuanto puedas. Fracasa o triunfa, pero aprende y gana siempre.

  10. Empieza ahora mismo

    Si sales a la calle verás que hay mucha gente. Todas esas personas se sienten bien, mal o regular. Como tú. Si te da miedo, da un paso. Solamente un pequeño paso. Algo simple. Una llamada. Una visita. Un mercadillo. Una oferta. Media hora hablando con la gente. Practica 10 minutos delante del espejo. Preséntate a una persona nueva cada día o cada semana… Pregunta por qué te recuerdan o reconocen… Aquí tienes más de 100 ideas para vender más masajes. Léetelas y pon en práctica cualquiera de ellas.

    ¡Vive tu aventura de masaje!

Deja De Vender Masaje Y Empieza A Ofrecer Masaje

jornada-cuidados-holisticos-huesca-2015-anton-reina

¿Eres masajista o terapeuta? ¿Quieres ganar dinero con tus productos o servicios de masaje pero dices que vender no es lo tuyo? ¿Se te dan mal las ventas? ¿Crees que eso del marketing es solamente para comerciales? ¿Te suena raro eso del marketing masajista? Entonces quédate con esta frase. Es lo mínimo. Y ponla en práctica, verás cómo cambia todo..

No vendas, OFRECE

Ofrece, no vendas. Ofrece BIENESTAR,, SALUD,, ALEGRÍA,, RELAJACIÓN,, me refiero a cualquiera de tus servicios de masaje, tus tratamientos, tus consultas o tus productos. Para ganarte la vida dando masajes, primero tienes que pensar en que tienes que ganar mucho más que dinero.

Deja de VENDER MASAJES

¿Vender es malo? Tal vez lo creas así. Pero quieres pensar diferente, ¿verdad? Solamente está en tu cabeza, y lo sabes. Por eso sigues leyendo. Abre tu mente. Si piensas que “vendes”, tendrás la sensación de que piensas demasiado en el dinero. Eso no debería ser nada malo. Piensa en lo justo del trueque. Todo es intercambio de tiempo, arte y energía…

Deja de vender. Y si no estás en paz con esa energía, entonces lo pasas mal. Porque relacionas “las ventas” con algunas de las viejas prácticas de marketing deshonesto. Sentirás que estás engañando y eso no te ayuda, claro.

Empieza a OFRECER MASAJE

Ofrece, no vendas. Cambia el modo de pensar, de decir y de hacer.. Disfruta del momento. Piensa en tu proceso de crecimiento personal. Así crecerás en lo profesional. No tengas miedo al cambio. Simplemente experimenta y adáptate a lo que funciona.

Accesibilidad. Es la clave. Pónselo fácil a la gente. Elimina todos los obstáculos que puedas. Ropa. Tumbarse. Intimidad. Tiempo. Dinero… Cuando algo es más accesible, se volverá cercano y familiar, aumentará la confianza y conectarás con las personas. De eso se trata, ¿verdad? Cercanía. Tacto y contacto humano.

¿Cómo ofreces tu servicio de masaje?

Momentos De La Verdad Para Masajistas

masaje-sentado-por-antonreina-en-murciaseremanga-2013

¿Cuántos clientes tienes, masajista? ¿Por qué los tienes? ¿Cómo te conocieron? ¿Cuándo se decidieron? ¿En qué momento pasaron a la acción y te llamaron? ¿Cuándo supueron que se darían un masaje contigo? ¿Crees que lo sabían antes de llamarte?

¿Por qué te escogieron? ¿Se dan cuenta de algo que no sabes? ¿Cuándo -y no cuánto- crees que pensaron en pagarte por ello? ¿Crees que solamente es una cuestión de precio? Pregúntaselo a ellos. ¿Te atreves?

Estímulos y respuestas

¿Cómo se consiguen? Cada nuevo cliente de masaje decidió llamarte. ¿Cúando tomó esa decisión? ¿En qué momento fue? ¿Cómo saber cuándo te eligió? ¿Puedes hacer algo para ponérselo más fácil? ¿Cuáles son los momentos clave al ofrecer masajes?

Tenlos en cuenta. Son los momentos de la verdad. Momentos de verdad verdadera. Esos en los que alguien decide llamarte a tí y no a otro número. ¿Cuándo lo decide? ¿Qué le hizo confiar? ¿En qué situación sabe una persona que pagará por tu masaje?

Siempre comunicas. Cada vez que haces algo relacionado contigo o con tu negocio de masaje estás comunicando. Emites mensajes. Con tu ropa, con tus fotos, con los colores de tus folletos, con el tipo de cliente que habla de tí y te recomienda…

Las personas se deciden antes de lo que piensas

¿Crees que tus clientes sabían que te necesitaban? ¿Hizo falta que llegaras tú para que se planteen que necesitan o les apetece un masaje? La respuesta es sí y no…

  1. Cuando te buscan por internet o en anuncios locales.
  2. Cuando ven tu web, tu blog o tu tarjeta de visita online.
  3. Cuando ven tu publicidad en una tienda, herbolario o escaparate.
  4. Cuando leen tus folletos y explicaciones en papel.
  5. Cuando ven tus fotos en la web o en tus anuncios.
  6. Cuando te ven trabajando o hablando con otros clientes.
  7. Cuado ven un vídeo tuyo dando masaje o hablando.
  8. Cuando llegan a tu centro o contactan contigo.
  9. Cuando les hablas por primera vez.
  10. Cuando oyen tu voz o ven tu cara por primera o segunda vez.
  11. Cuando te llaman por teléfono y resuelves dudas.
  12. Cuando respondes por las vías que te anuncias.
  13. Cuando te ven en persona y les atiendes.
  14. Cuando reciben tu masaje o tu servicio de bienestar.
  15. Cuando les atiendes en cualquier situación.
  16. Cuando te entienden y comprenden lo que ofreces.
  17. Cuando se hacen una idea de tí, de quién y cómo eres.
  18. Cuando alguien les habla de tí, bien o mal, claro.
  19. Cuando te prejuzgan bien o mal, en internet o no.
  20. Son lo que Googuel llama “momentos Cero de la verdad” en el proceso de comprar.. ¿Sabes cómo ganar esos momentos al anunciarte como masajista?

Habla menos y piensa más

Medita. Mejora tus pensamientos. Porque todo lo que piensas influye en tus sentimientos. Todo lo que sientes determina cómo te comportas. Y según tu comportamiento así serán tus acciones.

Sé amable y coherente. No te agobies por todo lo que no puedes controlar.. Simplemente piensa mejor. Sé amable y coherente. Sé amable contigo y con los tuyos. Amable con tus clientes y tu competencia. Sé coherente contigo y con tu vida. Coherente con tu visión y tu negocio.

¿Te lo habías preguntado? ¿Te atreves a responder? Cuenta, cuenta. Cuéntame..

Buen Renacimiento 2017, Masajista

El santuario de Kibune, JapónEs Navidad. Los Días Más Cortos Del Año. Momento de recogimiento. Nostalgia. Familia. Soledad… Es la fiesta de la oscuridad. La tristeza sirve para reflexionar. Hacen falta los días oscuros y fríos en invierno para que exista la luz del verano.

Ahora empiezan a crecer los días. Aumentan las horas de luz. Cada día dura un minuto más… Y si vives en el hemisferio sur estarás disfrutando del día más largo. El momento más brillante del año.. La Noche Más Corta..

Masajista Que Creces Cada Año:

¡Feliz Renacer 2017!

Feliz Navidad y Reinicio Anual

¡Feliz Renacimiento Anual y que tu luz siga brillando para siempre!

Mejor intentar aceptar que intentar comprender.
Mejor amarse completamente tal y como eres..
Mejor mirar las cosas de otra manera diferente..
Mejor agradecer incluso aquello que rechazas..

El amor que todo lo abraza (también a los opuestos) no puede tener contrarios.

Sobre un árbol que no aceptaba sus hojas negras…
¡Muchas Gracias, Eva!


¿Cómo Renacer?

Siéntate y siente. Querid@ masajista, 1º piensa: ¿Qué has logrado en 2016? ¿Qué pudiste hacer este año? ¿Qué harás a partir de ahora? ¿Qué pretendes hacer en 2017? En 2º lugar: mueve tu corazón y da las gracias por estar aquí. Respira, sonríe y celébralo. Celébralo todo, bueno o malo. Para eso sirven las ceremonias y las fiestas.

¿Qué has logrado este año?

Da gracias por ello. Está siendo un año de tormenta. Me lo tomo con esa perspectiva. Quedan 6 meses para el verano.. Ahora tengo otra visión del tiempo. Siguiendo el sincronario de 13 lunas vivo más equilibrado. Siento que lo que quiero y lo que hago se parecen mucho más. Sentirme así es un gran logro personal. Y se lo debo a la gente que conocí en la Casina del Árbol, durante el curso de masaje sentado en Avilés-Asturias de junio 2016.

Cumplí 40 logros y 40 fracasos. Terminé el máster de Enfermería Holística en la Universidad de Murcia, publiqué mi primer ebook sobre el mercado del masaje sentado y volví a colaborar con mi silla de masaje por la causa Movember… Ahora que lo pienso, digo: ¡Guau! Han sido muchas cosas, ¿verdad?

¿Qué te salió mal en 2016?

Da gracias por elloPara 2016 me propuse planear más y mejor. Lo he conseguido en parte, aunque tengo que seguir dividiendo mis objetivos en tareas más pequeñas.. Lo tengo que hacer mejor. Sigo pendiente de las fotos para terminar mi manual de masaje sentado. El curso y la escuela de massage marketing online.. Y mucho más.

¿Qué lección aprendiste en 2016?

Da las gracias por ella. Me he dado cuenta de que lo más importante siempre serán las personas. Mi gente y mi familia.. Lo más importante es que la vida tenga sentido. Si no sabes para qué has venido, entonces tienes que seguir buscando o decidir qué causa vas a defender.

¿Qué harás en 2017?

Déjate crecer, masajista.. Los Días empiezan a crecer y con ellos también tu energía para hacer.. Asume tu miedo y supéralo.. Defiende tu sueño.. Despierta de una vez.. Sal a la calle a poner en marcha tus proyectos.. Sonríe 😉

Celébralo todo. Todo. Todo. Alegre o triste, forma parte de tu vida. Fluye como el agua. Baila. Canta. Disfruta.. En mi caso, por ejemplo, voy a empezar 2017 participando en una fiesta. Diseño, arte y música cerca de Murcia. Días 2 y 3 de enero en El Guateque de Tejemaneje:

Cartel fiesta El Guapeque... masaje sentado de antonReina en Tejemaneje ;)

Código de Valores Para Masajistas

6837885-wallpapers-hd

Creencias y crecimiento

Eres lo que crees. Creces y crees. Naces y creces. Siempre estás creciendo. Naces y empiezas a creer. Siempre estás creyendo… En lo que te dicen. En lo que te parece. En lo que sientes o en lo que piensas… Y todas esas creencias y pensamientos son lo que definen tu vida. ¿En qué crees tú? Por ejemplo, yo creo en el amor.

Emociones

Eres lo que sientes. Para comprender mejor cómo funcionan tus emociones, te explicaré que las más básicas son 4 y son todas muy necesarias:
  1. miedo para protegerte y no arriesgar demasiado.

  2. ira para defenderte o defender lo que crees y lo que quieres.

  3. alegría para relacionarte con los demás y celebrar tu conexión.

  4. tristeza para hacer una pausa, recogerte contigo y reflexionar para crecer.

Tus Valores

Ya te hablé de 6 Cualidades Éticas Para Masajistas Valientes: Confianza, paciencia, empatía, escucha, humildad y seguridad.

Hazte preguntas. Todo eso son cualidades que se tienen o no… que se desarrollan o no… y para desarrollarlas hay que trabajar creencias y valores. Es más importante lo que haces que lo que dices. Por eso, pregúntate:

  • ¿Cuánto te quieres? ¿Cuánto y cómo te respetas a tí?
  • ¿Cuánto quieres a los demás? ¿Te pones en el lugar de otros?
  • ¿Eres más o menos importante que otros? ¿Les reconoces lo bueno? ¿Sueles criticar? ¿Ves las cosas buenas que todo el mundo tiene?
  • ¿Haces con lo que dices que harás? ¿Cumples tus promesas? ¿Tienes palabra?
  • ¿Sientes gratitud? ¿Das las gracias sinceramente? ¿Crees que es necesario?
  • ¿Cuidas tu relación con los demás? ¿Cómo tratas a tus amigos? ¿Y a tu familia? ¿Cómo consideras a tus clientes? ¿Y a quienes pueden ser clientes? ¿Y a quienes ya no lo son? ¿Y a las personas desconocidas?
  • ¿Cómo te tomas la vida? ¿Vives lo que ocurre con alegría? ¿Eres más bien optimista o pesimista?
  • ¿Controlas tu impulsividad con serenidad? ¿Eres paciente? ¿Sientes prisa por conseguir tus objetivos? ¿Eres constante con tus obligaciones?
  • ¿Cómo te sientes? ¿Eres o estás feliz? ¿Estás bien, mal, regular…?

1 Código ético

Un código básico. Más fácil todavía. Ten un solo código de conducta. Que sea el mismo para trabajar como masajista y para vivir en tu vida privada. Entre otras ventajas, eso te dará más coherencia y consistencia como persona y como profesional.

¿Qué te parece ser amable? ¿Eres amable contigo? ¿Eres amable con los demás?

Código de Valores Para Masajistas:

Sé amable.

Sé amable contigo y con los demás. Quiérete. Cuídate con cariño. Dí la verdad cuando sea buena y no haga daño. Confía en tí y acepta lo que tienes. Respeta y no robes. Da las gracias y da generosamente. Intenta mejorar cada día. Tu servicio es ser amable.

@antonReina

¿Qué opinas? ¿Lo habías pensado? ¿Bastaría con ser extremadamente amables?

Experiencia De Masaje Sentado En Movember 2016

movember2016-masaje-sentado-anton-reina-murcia

Objetivo

Este año quería disfrutarlo más. Aunque fuera dando menos masajes. Trabajando menos, vaya… No me importaba tanto recaudar. El hecho de participar, de estar allí físicamente, de aportar mi tiemp0, de estar en la fiesta ofreciendo masaje sentado,, eso ya es algo muy valioso. Una gran inversión por mi parte. Por eso me siento orgulloso. He apoyado el evento (y la causa movember) con mi masaje sentado.

Materiales

  • Lo mínimo. Esta vez tampoco llevé tarjetas de visita ni folletos. No sé si habría sido mejor tenerlos y repartirlos por allí.. Porque conecté bien con la gente que conocí y creo que eso es lo que importa.
  • Silla e higiene. Aparecí con mi silla de masaje, un rollo de papel de cocina (para poner la cara, por higiene) y un frasco de gel antiséptico de manos. Eso es todo. Bueno, y unos pañuelos de papel por si alguien llora o babea, que nunca se sabe, jeje.
  • Teléfono y monedero. En los bolsillos llevaba un móvil para hacer fotos y una cartera con dinero para donaciones. En mi caso pagué por un corte de pelo y me tomé un café al llegar por la tarde más una cerveza artesana al terminar por la noche. Todo para colaborar con la causa movember.

Método

  • Una hoja de papel para las reservas. Al hacer la donación te daban una cita para el servicio de maquillaje, peluquería, barbería o masaje sentado. Con una hora concreta o aproximada. Así se le daba cierto orden a la gente que participa.
  • Hablar con la gente, sonreir y disfrutar. Es lo que más vale de todo. La gente es lo que más vale de la vida. Hablar con la gente es lo que más vale del marketing masajista. Hablar y demostrar masajes, claro.
  • Confiar en el kata de masaje. Porque siempre ocurre igual: que nadie quiere ser el primero en sentarse en mi silla de masaje, pero después todos quieren ser el siguiente.
  • Hacer fotos pasándolo bien y pasarlo bien haciéndose fotos. Muchas fotos con mucha gente, como consecuencia normal de una fiesta. Fomentar el buen rollo y las buenas vibraciones. Todos relajados y divertidos. Es lo que mejor funciona para que una fiesta sea un éxito. Música de fondo. Buen ambiente. Buena gente.. ¡y fotos!

Balance y Gastos

Llegué una hora antes por la mañana. Instalé mi silla de masaje para que tuviese suficiente espacio alrededor. El sitio es importante, pero lo más delicado cuando hay o se espera que venga mucha gente es que te puedas mover alrededor de la silla para dar los masajes. Aún así, suele ocurrir que mucha gente no respete el espacio de trabajo del masajista.

Me fui a comer con mi familia. Para compensar por estar todo el sábado fuera (eso no se puede compensar de ninguna manera) comí en casa, con los míos. Me sentó muy bien, porque es muy importante para mí pasar todo el tiempo que pueda con ellos. Forma parte de cómo me tomé este evento.

50 euros en 5 horas. Gasté unos 40-50 euros por un corte de pelo y varias consumiciones.. Esa fue mi aportación económica. Estuve allí unas 5 ó 6 horas.. Esa es mi inversión en tiempo y presencia.. Me hubiera gustado estar en el concierto.. Después de todo, me fui satisfecho.. A tiempo para cenar en familia.

200 euros recaudados. Nada mal, ¿verdas? Es la estimación de mi recaudación, porque la gente daba el dinero en otra mesa y fueron al menos 12 masajes por 10, 15 o 20 euros cada uno. Eso no se gana tan fácilmente cuando es por otra causa… ¿Qué te parece?

Mis Conclusiones:

  1. Objetivo más que conseguido

    • He disfrutado más trabajando menos. Quiero decir que me lo pasé mejor. Porque no trabajé a lo bestia, sino que me tomé mi tiempo. Hay que hablar con la gente y conectar más con las personas. Mirando a los ojos y sonriendo sin motivo. Generando buenas vibraciones.
    • No renuncié totalmente a mi familia. Pasé unas horas comiendo con ellos y así sentí que el balance al final de día era más positivo. Lo disfruté todo un poco más (y mejor).
  2. He vuelto a ganar cosas impagables

    • Contacto con personas, porque lo que importa es la gente.
    • Fotos haciendo algo que me encanta con gente que disfruta.
    • Visibilidad. Algo muy valioso para cualquier negocio de masaje.
    • Más ideas masajistas y propuestas para colaborar en otros proyectos.
    • Confianza en mí mismo gracias al kata de masaje sentado.
    • Más seguridad en mi técnica como herramienta de marketing masajista.
    • Flexibilidad para adaptarme a los objetivos que me proponga. Quiero decir que mi actitud hacia la excelencia y la intensidad de mi trabajo tienen que ajustarse a cada situación.