Renovarse o Morir (con coherencia enfermera)

Lo necesito. Lo siento. Ya está en marcha. Me reinvento. Reinvento mi blog. Es un salto grande. He saltado otra vez. No sé qué pasará, pero… **C’est parti!** Voy a publicar sobre cualquier cosa que se me ocurra. Necesito esa libertad creativa… Evidentemente me centraré más en temas como el marketing de guerrilla para masajistas y asuntos relacionados con la Enfermería en general (holística en particular).

Marketing para masajistas

4 años de massage marketing. Hace 4 años que vengo publicando en este blog. Sobre masaje sentado y marketing para masajistas. El tema me apasiona desde siempre. Incluso antes de ser enfermero. Contacto humano, conectar con personas, salud, bienestar, tacto, valores…

Aquí sigo, masajista. Compartiendo para cada profesional o aficionado que me siga. He tratado contigo todo lo que sé sobre el tema. He ofrecido charlas y cursos de formación. Te he dado momentos de motivación e inspiración. He publicado ideas para conseguir clientes. He repartido muchos consejos en privado y lo seguiré haciendo. Todavía me queda muchísimo que ofrecer. A los masajistas, a los fisios, terapeutos, escuelas y demás profesionales del sector, oficiales o no.

Enfermería consciente

20 años de enfermera. Hace 20 años que ejerzo como enfermero. Unos 10 que descubrí el masaje sentado. 5 que comparto en el blog y uno que he podido integrar todo eso en mí. Ya no tengo conflictos absurdos. Quiero concentrar mis fuerzas y mi voluntad en menos proyectos que sean más útiles para las enfermeras.

Ante todo soy enfermero. Enfermera. Me encanta mi profesión. Es lo mejor que le puedo ofrecer al mundo. Cuidar, cuidarme y enseñar a cuidar o cuidarse. El masaje es una parte de todo lo que puedo compartir para aportar algo de paz al mundo. La aventura es investigar, hacer ciencia. Compartir reflexiones

Me vuelvo a reiniciar

@antonReinaPorque he fracasado y acertado muchas veces. Me sentía desconectado hasta hace 5 años. Estaba desmotivado porque no sabía cómo unificar mi profesión de enfermero con mi pasión de masajista. Bueno, sí que lo hacía, pero tímidamente. 160 publicaciones y 250 borradores. No es mucho. Tenía un poco de miedo… Ahora ya no.

Sin miedo a intentarlo. Voy a seguir escribiendo sobre masaje sentado y sobre muchas cosas más que para mí también son enfermeras. Voy a ser coherente y consecuente conmigo mismo. He aprendido esa lección. Un contacto sano, saludable y respetuoso, sin intención terapéutica, es beneficioso y oportuno a cualquier edad. Desde niños hasta adultos mayores. Envejecimiento y calidad de vida… Son temas enfermeros por excelencia y por necesidad.

Sin miedo a ser yo mismo. Me he dado cuenta de que Todo Cambia y Todo Fluye… Bueno, eso ya lo sabíamos, jeje. La cuestión es que no me puedo limitar a dividir mi realidad. Me adapto y fluyo. Integro todo lo que hago en una misma voz. Espero que te anime, motive o inspire ideas para mejorar, seas lo que seas, enfermera, fisioterapeuta, masajista profesional o te dediques a la salud y el bienestar de las personas.

Renovarse o morir (con coherencia)

Descubre el Kata Original de masaje Sentado Amma en antonReina.com¿Marketing Masajista + Enfermería Holística? Sí. Bueno. Es mucho más que eso. Sigo intentado definirlo. Porque todavía tengo que escribir ese libro sobre Mi aventura de masaje sentado y marketing masajista. También he de publicar un curso online enseñando el kata de masaje sentado. Incluso seguiré impartiendo formación allá donde me llamen. Haciendo camino al andar…

Enfermería consciente. Respecto a Enfermería, quiero compartir mis apuntes de Enfermería holística. Me gusta reflexionar sobre la actualidad de la profesión y pienso contribuir al desarrollo de las enfermeras. Estoy dispuesto con la mejora del estatus del colectivo… Y siempre tendré en mente proyectos e ideas nuevas, como la de escribir sobre La Verdadera Revolución del Bienestar. Siempre en concordancia contigo… cuenta conmigo para tu proyecto o apúntate al mío 😉

Muchas gracias… ¿Qué opinas?

Deja De Vender Masaje Y Empieza A Ofrecer Masaje

jornada-cuidados-holisticos-huesca-2015-anton-reina

¿Eres masajista o terapeuta? ¿Quieres ganar dinero con tus productos o servicios de masaje pero dices que vender no es lo tuyo? ¿Se te dan mal las ventas? ¿Crees que eso del marketing es solamente para comerciales? ¿Te suena raro eso del marketing masajista? Entonces quédate con esta frase. Es lo mínimo. Y ponla en práctica, verás cómo cambia todo..

No vendas, OFRECE

Ofrece, no vendas. Ofrece BIENESTAR,, SALUD,, ALEGRÍA,, RELAJACIÓN,, me refiero a cualquiera de tus servicios de masaje, tus tratamientos, tus consultas o tus productos. Para ganarte la vida dando masajes, primero tienes que pensar en que tienes que ganar mucho más que dinero.

Deja de VENDER MASAJES

¿Vender es malo? Tal vez lo creas así. Pero quieres pensar diferente, ¿verdad? Solamente está en tu cabeza, y lo sabes. Por eso sigues leyendo. Abre tu mente. Si piensas que “vendes”, tendrás la sensación de que piensas demasiado en el dinero. Eso no debería ser nada malo. Piensa en lo justo del trueque. Todo es intercambio de tiempo, arte y energía…

Deja de vender. Y si no estás en paz con esa energía, entonces lo pasas mal. Porque relacionas “las ventas” con algunas de las viejas prácticas de marketing deshonesto. Sentirás que estás engañando y eso no te ayuda, claro.

Empieza a OFRECER MASAJE

Ofrece, no vendas. Cambia el modo de pensar, de decir y de hacer.. Disfruta del momento. Piensa en tu proceso de crecimiento personal. Así crecerás en lo profesional. No tengas miedo al cambio. Simplemente experimenta y adáptate a lo que funciona.

Accesibilidad. Es la clave. Pónselo fácil a la gente. Elimina todos los obstáculos que puedas. Ropa. Tumbarse. Intimidad. Tiempo. Dinero… Cuando algo es más accesible, se volverá cercano y familiar, aumentará la confianza y conectarás con las personas. De eso se trata, ¿verdad? Cercanía. Tacto y contacto humano.

¿Cómo ofreces tu servicio de masaje?

Experiencia De Masaje Sentado En Movember 2016

movember2016-masaje-sentado-anton-reina-murcia

Objetivo

Este año quería disfrutarlo más. Aunque fuera dando menos masajes. Trabajando menos, vaya… No me importaba tanto recaudar. El hecho de participar, de estar allí físicamente, de aportar mi tiemp0, de estar en la fiesta ofreciendo masaje sentado,, eso ya es algo muy valioso. Una gran inversión por mi parte. Por eso me siento orgulloso. He apoyado el evento (y la causa movember) con mi masaje sentado.

Materiales

  • Lo mínimo. Esta vez tampoco llevé tarjetas de visita ni folletos. No sé si habría sido mejor tenerlos y repartirlos por allí.. Porque conecté bien con la gente que conocí y creo que eso es lo que importa.
  • Silla e higiene. Aparecí con mi silla de masaje, un rollo de papel de cocina (para poner la cara, por higiene) y un frasco de gel antiséptico de manos. Eso es todo. Bueno, y unos pañuelos de papel por si alguien llora o babea, que nunca se sabe, jeje.
  • Teléfono y monedero. En los bolsillos llevaba un móvil para hacer fotos y una cartera con dinero para donaciones. En mi caso pagué por un corte de pelo y me tomé un café al llegar por la tarde más una cerveza artesana al terminar por la noche. Todo para colaborar con la causa movember.

Método

  • Una hoja de papel para las reservas. Al hacer la donación te daban una cita para el servicio de maquillaje, peluquería, barbería o masaje sentado. Con una hora concreta o aproximada. Así se le daba cierto orden a la gente que participa.
  • Hablar con la gente, sonreir y disfrutar. Es lo que más vale de todo. La gente es lo que más vale de la vida. Hablar con la gente es lo que más vale del marketing masajista. Hablar y demostrar masajes, claro.
  • Confiar en el kata de masaje. Porque siempre ocurre igual: que nadie quiere ser el primero en sentarse en mi silla de masaje, pero después todos quieren ser el siguiente.
  • Hacer fotos pasándolo bien y pasarlo bien haciéndose fotos. Muchas fotos con mucha gente, como consecuencia normal de una fiesta. Fomentar el buen rollo y las buenas vibraciones. Todos relajados y divertidos. Es lo que mejor funciona para que una fiesta sea un éxito. Música de fondo. Buen ambiente. Buena gente.. ¡y fotos!

Balance y Gastos

Llegué una hora antes por la mañana. Instalé mi silla de masaje para que tuviese suficiente espacio alrededor. El sitio es importante, pero lo más delicado cuando hay o se espera que venga mucha gente es que te puedas mover alrededor de la silla para dar los masajes. Aún así, suele ocurrir que mucha gente no respete el espacio de trabajo del masajista.

Me fui a comer con mi familia. Para compensar por estar todo el sábado fuera (eso no se puede compensar de ninguna manera) comí en casa, con los míos. Me sentó muy bien, porque es muy importante para mí pasar todo el tiempo que pueda con ellos. Forma parte de cómo me tomé este evento.

50 euros en 5 horas. Gasté unos 40-50 euros por un corte de pelo y varias consumiciones.. Esa fue mi aportación económica. Estuve allí unas 5 ó 6 horas.. Esa es mi inversión en tiempo y presencia.. Me hubiera gustado estar en el concierto.. Después de todo, me fui satisfecho.. A tiempo para cenar en familia.

Mis Conclusiones:

  1. Objetivo más que conseguido

    • He disfrutado más trabajando menos. Quiero decir que me lo pasé mejor. Porque no trabajé a lo bestia, sino que me tomé mi tiempo. Hay que hablar con la gente y conectar más con las personas. Mirando a los ojos y sonriendo sin motivo. Generando buenas vibraciones.
    • No renuncié totalmente a mi familia. Pasé unas horas comiendo con ellos y así sentí que el balance al final de día era más positivo. Lo disfruté todo un poco más (y mejor).
  2. He vuelto a ganar cosas impagables

    • Contacto con personas, porque lo que importa es la gente.
    • Fotos haciendo algo que me encanta con gente que disfruta.
    • Visibilidad. Algo muy valioso para cualquier negocio de masaje.
    • Más ideas masajistas y propuestas para colaborar en otros proyectos.
    • Confianza en mí mismo gracias al kata de masaje sentado.
    • Más seguridad en mi técnica como herramienta de marketing masajista.
    • Flexibilidad para adaptarme a los objetivos que me proponga. Quiero decir que mi actitud hacia la excelencia y la intensidad de mi trabajo tienen que ajustarse a cada situación.

La Tercera Gran Excusa Del Masajista

Blog de @antonReina sobre Marketing Masajista

Masajes gratis… Solamente quieren darse masajes gratis.  ¿De verdad crees que eso es lo que quieren? ¿Piensas que es lo único que busca la gente? ¿Masajes gratuitos? Pues lo siento. Tengo que decírtelo. Es La Tercera Gran Excusa De Los Masajistas. [Si no has leído la primera parte de estas 5 publicaciones sobre las 4 Grandes Excusas Masajistas, puedes empezar por aquí].

¿Lo das por hecho? Pues te equivocas. Siempre me lo dicen y lo oigo decir a muchos masajistas, profesores, terapeutas o sanitarios. La gente quiere que le des masaje, sí, pero no quieren pagar… Todos los días lo veo en foros de conversación y lo leo en grupos de facebook. EXCUSAS. Eso son excusas.

Deja de poner excusas

Sé valiente. Con excusas no te puedes enfrentar a nada ni a nadie nuevo. Lo primero es reconocerlo. Te proteges. Tal vez demasiado. Evitas nuevas situaciones. Ahorras nuevos desafíos. Eliminas responsabilidades. Te olvidas de lo que tienes que hacer con tu miedo a vender masajes.

Nadie se va a meter contigo. Ni con tu negocio. Ni con la manera que tienes de hacer tus cosas. Eres tú y tus masajes. Nadie más… Pero si todavía te pones esta excusa de lo gratis, no te enfades conmigo y vamos a darle la vuelta, ¿vale?

Desmontando el mito de los masajes gratis

Vamos a Desmontar esa creencia. Siempre habrá personas que quieran darse masajes gratis. Es normal. Pero no todos son iguales ni pertenecen al mismo grupo. Tienes que saber diferenciarlos. Reconocerlos. Tratar a cada uno de una manera…

Hay Tres Grandes Grupos. Míralos y aprende a diferenciarlos. Te será más fácil mantenerlos a raya. Podrá lidiar mejor con ellos… Los tres grupos de personas que quieren masajes gratis son los siguientes:

1. Buscadores de Regalos

nop

  • Buscan sistemáticamente ofertas, regalos y descuentos.
  • Suelen conseguir no pagarte cuando menos te lo esperas.
  • Son Especialistas en buscar regalos y descuentos.
  • Saben cómo conseguir un masaje gratis.
  • Muchas veces te lo piden directamente.
  • Asociaciones de enfermos que necesitan ayuda.
  • Te ayudan a “darte a conocer” a cambio de que regales masajes.
  • Invitan a eventos para darte a conocer haciendo masajes gratis.
  • Piden que des masajes para ayudar a recaudar fondos para cualquier causa.
  • Pretenden atraerte con la excusa de que “beneficiará mucho a tu negocio”.
  • Si les hablas de dinero te hacen la cobra o cambian de tema.
  • Nunca hablan de dinero y casi nunca lo harán.
  • Lo tienen muy claro, no les insistas.

¿Qué estás haciendo? Ya sé que quieres que te vean. Te gusta ayudar a la gente. Mejorar la salud de la población. Luchar por un mundo mejor y todo eso… Pero, ¿qué es lo que necesitas? En serio. Pregúntatelo. ¿Qué es más importante ahora? ¿Conseguir clientes de masaje o hacer voluntariado?

Céntrate. Recomiendo que te decidas por un solo proyecto de ayuda social y te centres en ese. Dedícale un día a la semana. Inviertele una mañana cada dos semanas… Lo que quieras o puedas. Las obras de caridad son una experiencia maravillosa y enriquecedora.

Dona tu tiempo, sí. Tenemos la responsabilidad de ayudar a otros. Comparte tus masajes con personas mayores.. Con presos de la cárcel.. O con cualquier otro colectivo desfavorecido. Hay muchos grupos marginales en la sociedad que te recibirán con los brazos abiertos y el corazón agradecido. El mundo necesita masajes. Desde las amas o amos de casa, hasta los más altos ejecutivos de oficinas.

Pero controla. No pierdas la salud ayudando demasiado ni regalando tu tiempo. Tampoco pierdas el tiempo haciendo algo que tal vez no es tan necesario ahora. Tu trabajo tiene un precio y un valor. Acuérdate de recordártelo. Practica la frase de tus tarifas delante del espejo 😉

2. Clientes Potenciales

Clientes potenciales

  • Esperan que les regales algo mientras negocian contigo.
  • Creen que hay que regatear contigo antes de pagarte.
  • Pueden acercarse a tí para preguntarte por tus precios.
  • Te piden una breve demostración de tu masaje.
  • Quieren que tengas un detalle con ellos, por lo menos.
  • Pueden dejarte KAO desmontando tus condiciones de trabajo.
  • Tienen más derechos que nadie y te lo harán saber.
  • Tienen más privilegios que tú. Es así. Respira hondo..
  • Piden demasiado..

¿Qué hacer con ellos? ¿Qué haces cuando te piden demasiado? Te sientes como si estuvieras perdiendo un cliente si no les das algo extra… Esperan un trato especial cuando les compras, vendes o tratas con ellos. Quieren que se lo des todo y más.

¿Qué pasa cuando se lo das? ¿Sirve de algo tratarles mejor? ¿Son mejores clientes? ¿Acaso te contratan más? ¿Te hacen más caso? ¿Te recomiendan, tal vez? ¿Hablan de ti? ¿Están dispuestos a escribirte una recomendación? ¿Un vídeo-testimonio por lo menos? Como clientes de masaje satisfechos… ¿Se sienten más satisfechos?

¿De verdad se sienten más satisfechos? Te lo estoy preguntando. Porque todo lo que quieran está bien. No hay nada malo en que te pidan, exigan, insistan y rueguen. Que les hagas regalos, avises de ofertas o envíes descuentos. Haz favores. En serio. Dáselo todo. Pero observa qué ocurre después. Esa es la clave.

¿Qué ganas tú? ¿Te ha servido de algo? Son clientes potenciales y hay que cuidarlos. Mímalos. Sí, pero.. ¿Hasta dónde? ¿Hasta cuándo? Si ellos no avanzan más, tú tampoco cedas. Es decir. Que les regales, sí, pero a cambio de un paso por su parte. Un acercamiento. Un mínimo gesto de interés. Una mínima intención de pagarte por lo que haces o compensarte de alguna manera. ¿Qué te dan a cambio? Pues eso.

3. Amigos y familia

Amigos y familiares

  • Son casi todos tus amigos.
  • Más concretamente, aquellos que te piden masaje.
  • Son todos los amigos de tus amigos.
  • Esos que llegan y te dicen que les han hablado de tí.
  • También son tus familiares y allegados.
  • Incluso tus compañeros de trabajo…
  • Dicen que se lo dirán a todos sus amigos.
  • Suelen decir que te van a recomendar..
  • Se ofrecen para hacerte “publicidad”.
  • Son muy difíciles de rechazar.
  • Pero…

¿Y si se enfadan? Te da miedo que se enfaden contigo por no darles ese masaje gratis, ¿verdad? No les cobras porque no quieres que se vayan. ¿Y si te rechazan? ¿Y si se van? ¿Y si… _aquí tu miedo_? ¿Y si… _aquí tu excusa_? ¿Y si… ? ¿Y si qué?

Y lo que es peor... ¿Y si estás de acuerdo con ellos? ¿Y si les das ese masaje gratis y luego desaparecen? El caso es que dan miedo. Te dan miedo. No me extraña…

¿Qué hago yo? Pues no dárselos. Simplemente no les doy masajes gratis. Te lo recomiendo. No se los des gratis. Económicamente hablando.. Porque eso quiere decir que no vales nada. Lo que haces no vale nada. Tu trabajo tiene muy poco o ningún valor.

¿Te cuesta decir que no? Recuerda que se trata de ganar dinero dando masajes. Por lo menos tienes que ganar algo.. ¿Y si les pides algo a cambio? No sé, lo que sea… Pídeles que hagan un vídeo-testimonio, por ejemplo. Saca tu móvil antes y diles que te den su opinión después del masaje. Si no quieren, que pasa mucho, entonces pregúntales que qué ganas tú. ¿Y yo qué gano? Fácil y justo.

¿Y si sí que lo valoran? Entonces sí. Si aprecian tu masaje, sí. Cuando no puedan pagar.. O tienen poco dinero.. Si ves que intentan compensarte de alguna manera.. Entonces sí, dales ese masaje sin dudarlo. Disfrutarás mucho con el intercambio.

¿Qué puedes hacer? Ofrece tus masajes a mitad de precio. Haz una oferta especial para amigos y familiares del 50%. 30%… Lo que sea. Pero recuérdales el precio que cobras por hora de masaje. Sí, sí, esa cantidad que has practicado delante del espejo… ¿La recuerdas?

¿Qué te dan a cambio?

¿Qué te dan a cambio?

RESUMEN. Hay gente dispuesta a pagar por tus masajes y gente que no. Aléjate de quienes no valoren tu trabajo. ¿Cómo saber quién es quién? Es muy fácil. Simplemente pregúntales: ¿Y Qué Me Das a Cambio? Es decir, busca maneras de ganar dinero (o lo que sea) dando masaje y deja ya de ponerte excusas… Dime: ¿A cuánto cobras la hora?

+ Próxima lectura: [La cuarta gran excusa del masajista: Prefiero disimular mis ganas de dar masaje para no dar sensación de desesperación].

La Segunda Gran Excusa Del Masajista

Blog de @antonReina sobre Marketing Masajista

Lo mío es dar masajes. Soy excelente haciendo lo que hago. Hago lo que mejor se me da. La Segunda Gran Excusa Del Masajista tiene mucho que ver con la primera..[Si no has leído la primera parte de estas 5 publicaciones sobre las 4 Grandes Excusas Masajistas, puedes hacerlo aquí].

¿Te cuesta anunciar tus masajes? ¿Te parece difícil hacer otra cosa que no sea atender a tus clientes y hacer tus terapias? ¿Crees que es una excusa que te pones? Lo que mejor se me da es hacer masajes…

La primera excusa era que no eres comercial, ¿verdad? Después de insistir en que no sabes vender, que no vales para negocios, que no puedes dedicarte a las ventas… la mayoría de masajistas sigue justificándose. Prefiero hacer lo que mejor se me da: mis masajes, mis terapias, mis clientes… Me dicen..

Lo que me gusta es dar masajes

¿Tus puntos fuertes? Ese argumento de que prefieres centrarte en tus fortalezas te puede perjudicar seriamente. Estás saboteando tu actividad. Estás frenando tu marketing. Principalmente si no tienes a nadie que te haga una buena publicidad de tus masajes..

El dinero. Necesitas ganar dinero para poder seguir ayudando a mucha más gente. Haces mucha falta ahí afuera… Por eso tienes que practicar para que se te de bien hacerte publicidad.

Conversaciones. Tienes que hablar con la gente. Ya lo sabes. Contarles lo que haces. Practicarlo hasta que te salga tan natural como tus técnicas de masaje. Tienes que ser capaz de hablar tanto de masajes como de dinero. De tus precios. Tus ofertas y tus condiciones.

Masajea el tema del dinero

Es cuestión de técnica. Piénsalo… ¿Qué haces para tratar a un cliente? Técnicas de masaje para calmar, relajar o aliviar, ¿verdad? Seguro que tienes un muchas. Supongo que tienes un buen repertorio. Ya sabes lo que tienes que hacer. Recibirle, preguntar, calentar, respirar y trabajar.. Dar masaje es todo un arte.. Se aprende y se mejora cada día..

  • ¿Cómo lo haces? Practicando.
  • ¿Qué consigues practicando? Confianza.

Y de Satisfacción… Sienten alivio. Se mejoran. Después de la sesión todos estamos mejor. Te sientes bien. Has ayudado. Se sienten bien. Tenemos el poder. Estamos satisfechos..

Sé que es difícil

Difícil no es imposible… Aliviar el dolor es posible. Descongestionar la zona. Tocar la parte económica. Ocurre durante la conversación.. La técnica consiste en soltarse. Aflojar. Como si fuera un músculo. Ahora el tuyo.

Afloja tu miedo… Es un músculo. Tienes que relajarlo. Una emoción. Es el miedo al rechazo. La excusa que te pones. Un pensamiento. Nada más. Una creencia tuya. Pura imaginación: En cuanto les hable de dinero se van. Seguro que deja de hablar. No me volverá a mirar a la cara… 

Aprende técnicas… ¿Hay puntos gatillo para tratar temas de dinero? Pues sí. Los hay. Es cuestión de estudiar, repetir y practicar. El arte del marketing masajista… Ese es mi trabajo. Enseñarte a dar un paso adelante cada día..

Practica

Aquí mismo. La práctica empieza aquí. Ahora. Levanta una mano izquierda (o las dos) y póntela en el pecho. Repite conmigo (en serio, hazlo):

Yo, [di tu nombre], juro solemnemente que me voy a poner delante del espejo, una vez cada día o cada noche, durante al menos una semana, mirándome a los ojos y repitiendo firmemente siete veces en voz alta – Cobro a 45? €uros la hora – ()

Es la única manera. Abre la boca y exprésalo. Te harás más fuerte. Solamente tienes que practicar. A solas. Con tu familia. Con gente… Es posible que te cueste una semana por lo menos. Hasta que consigas decirlo una sola vez sin agobiarte. Sigue intentándolo. Estás avanzando. Vas ganando terreno 😉

+ Próxima lectura: [La tercera gran excusa del masajista: Todos quieren darse los masajes gratis].

La Primera Gran Excusa Del Masajista

Blog de @antonReina sobre Marketing Masajista

Yo es que no soy de vender. Suele ser casi siempre La Primera Gran Excusa Del Masajista… No sé vender – Yo hago masajes – No me gustan las ventas – Me dedico a tratar – No soy vendedor – No valgo para vender – No soy vendedora – No soy negociante – Soy terapeuta – No me gusta el marketing…

¿Que no te gusta vender? ¿Pero cómo vas a ser masajista si no vendes masajes? Te aseguro que si no tienes quién lo haga por tí, tendrás que aprender a vender tus servicios. Cada vez es más necesario saber diferenciarte en el sector del bienestar. Tienes que aprender a anunciarte para destacar en el mercado de los masajistas.

No es lo mismo dar masajes que vender masajes. Hablo de ser masajista por tu cuenta. Está claro. Porque si eres masajista a sueldo entonces hablamos de otra cosa.. [Si no has leído la primera parte de estas 5 publicaciones sobre las 4 Grandes Excusas Masajistas, puedes empezar por aquí].

No soy comercial, soy masajista

¿Piensas lo mismo? Siempre me ha dado mucha vergüenza que me deban dinero. Lo reconozco. Me cuesta pedir que me paguen.. Hablar de dinero.. Aunque parezca que es mejor que te deban, para mí siempre ha sido un inconveniente. ¿Cómo decirle a alguien que te pague lo que te debe? ¿Te sientes mal hablando de dinero?

¿VENDER? Ya sé que no eres comercial. Menos mal que no eres comercial. ¿Verdad? Tener que pedirle dinero a la gente es horrible.. Lo que quieres es que te valoren por tu trabajo y no como vendedor o vendedora… Pero es que eso no es vender. Eso es hacer marketing. Y no hay que vender.

No vendas… ¡Haz marketing!

¿Marketing del masaje? El mejor marketing que puedes hacer es hablar de lo que haces y demostrarlo. Eso es marketing. No lo hagas la voz de otra persona. Ni con las palabras de tu madre. Hazlo hablando tú. De tus masajes. Habla de lo que haces. De por qué lo haces y cómo te sientes..

Vender un producto es así: Hola, vendo bonos de masaje: tres sesiones de 90 minutos cada una por 100 euros. ¿Me compras uno?

Hacer marketing es hacer que la compra parezca una buena idea. Dices que se obtiene un beneficio y lo señalas: ¿Quieres ahorrarte 30€? Cómprame dos cheques-regalo de masaje y te dejo el tercero a mitad de precio. ¿Qué te parece? ¡Ahorras 30€!

Puedes hacer marketing así: Tengo un estupendo regalo antes de tus vacaciones. Tres sesiones de 90 minutos de masaje, a menos de 30 euros cada una. Podrías hacer dos buenos regalos a dos buenos amigos y darte uno para tí. Para que disfrutes también y te recargues las pilas..

¿Seguro? En realidad esta conversación está solamente en mi cabeza. Porque es lo que yo creo que mis clientes quieren oir.. Pienso que eso les va a interesar.. Pero no lo sabré hasta que no hable con ellos.

Habla de (tus) masajes con (la) gente

Habla con la gente. Crea encuentros y provoca conversaciones con las que te sientas bien. Habla de lo que haces. Hazlo cómodamente. Sin fingir nada. Siendo tú. Con tu voz. Con tus palabras. Aunque lo tengas que ensayar..

Practica. Tómate tu tiempo. Piensa en lo que necesitan (beneficios para el cliente) y escríbelo. Edítalo. Vuelve a empezar. Practícalo con el espejo. Sin miedo. Sin vergüenza.. Practica. Practica hablándolo. Practica diciéndolo. Cuanto más practiques más fácil será para tí. Sonríe y habla.. Empieza ahora.

Por ejemplo..

– ¿Cuánto vale un masaje?
– Precisamente tengo unos bonos que te salen muy bien de precio..

O bien..

– ¿Cuánto me cuesta un masaje?
– 20 minutos gratis. Si quieres una hora, son 20 euros. Hora y media 30€..

Habla de dinero. Practica. Cada vez te será más fácil hablar de dinero. Vender masajes no es nada malo. Puedes hacerlo honestamente. El dinero es importante. Ya sé que hay otras cosas más. Pero es una parte de la ecuación. Tan importante como comer y pagar tus facturas.. Simboliza seguridad y confianza en tu trabajo..

Sé natural. Hablar con la gente de lo que tienes que pagar no te convierte en ese vendedor agresivo y deshonesto que tanto te asusta ser. Te lo prometo. Tienes que creer en el valor de lo que sabes para que tus masajes funcionen. ¿Estudiaste mucho? ¿Tenías dudas?

Dí lo que vales. Cuando te pregunten, dales una tarjeta en mano y mírales a los ojos. Nunca bajes la mirada. Sonríe.. Articula tus palabras y di claramente: Mis honorarios son a 35 la hora. Aquí tienes mi tarjeta.

Posiciónate. Si no están dispuestos a pagarte eso, es porque no son tus clientes. Valórate. Pero si quieres, puedes intentar convencerles, adelante. Cuando alguien parezca interesado, avanza un poco más. Háblale de ventajas. Señala los beneficios de trabajar contigo.. Pero no bajes tus precios.

Haz demos. Nada de media hora gratis. Mejor 5 ó 10 minutos de regalo solamente.. Haz una buena oferta: Si quieres, los primeros 20 minutos son gratis, pidiéndome cita en mi centro. Después puedes subir el tiempo por poco dinero más..

+ Próxima lectura: [La segunda gran excusa del masajista: Hago lo que mejor se me da hacer, nada más].

Las 4 Grandes Excusas Del Masajista

Blog de @antonReina sobre Marketing Masajista

¿Sabes que muchos masajistas, terapeutas y sanitarios tienen problemas por el dinero? Principalmente los autónomos, legales o no… Discuten sobre cómo ganarse la vida con los masajes y las terapias que hacen. Tienen problemas para que se reconozca el valor de su trabajo..

Por eso he adaptado estos 4 artículos en inglés que trataban el tema y los comparto contigo. Me refiero a las excusas más frecuentes de masajistas, por masajistas, para masajistas y entre masajistas.. Es un tema de actitud personal y apertura de mente profesional.

¿Te cuesta cobrar tus masajes? ¿Te resulta difícil pedir que te paguen por algo que ya has hecho? ¿Cuál crees que es el verdadero problema? Estos son los argumentos que suelen poner (y que nos ponemos) los masajistas como excusa:

Las 4 Grandes Excusas:

  1. Es que no sé vender / No soy negociante..
  2. Hago lo que mejor se me da, que es dar masajes/terapias..
  3. Todos quieren masajes gratis / Nadie quiere pagar masajes..
  4. No quiero parecer desesperadx por cobrar/dar masajes..

¡Guau! ¿Te suenan de algo esas frases? A mí sí. Y mucho. Las oigo casi a diario. Casi cada día las repiten muchos masajistas, quiromasajistas, terapeutas, profesores de yoga y fisioterapeutas o sanitarios que trabajan por su cuenta..

Al principio creía que era algo típico de la gente que se dedica al masaje y las terapias, pero me he dado cuenta que eso le ocurre a la mayoría de emprendedores. La inmensa mayoría de las personas que quieren tener su propio negocio, pasan por aquí.. Por eso creo que ya está bien.

¡Basta ya! Es hora de tomar el control. Tu control personal. Controlar tu trabajo. Controlar lo que haces. Controlar lo que piensas. Lo que valoras. Valorar lo que haces. Porque tu trabajo vale. Y ese valor tiene un precio. La gente necesita verlo y saberlo para poder pagártelo. Porque cuando no ves lo que vale tu trabajo, haces demasiados descuentos..

Empieza Ganando Confianza

  • ¿Y cómo ganas confianza? Practicando.
  • ¿Cómo saben los clientes cuánto vales? Practicando.
  • ¿Cómo valoras lo que vales? Practicando.
  • ¿Cómo atraes a tus clientes ideales? Practicando.

¿Cómo hablas? ¿Cómo te hablas? ¿Observas las cosas que te dices? Me refiero a las quejas, las excusas y las frases negativas que muchas veces se repiten de manera automática… Las quejas… ¿Te quejas? ¿Cuánto te quejas?

Piensa diferente. Intenta encontrar una manera de pensar diferente. Cambia tu manera de pensar. Date cuenta de cómo piensas. ¿Cómo hablas de tu trabajo? Escúchate. ¿Cómo hablas de tí? ¡Escúchate!

+ Próxima lectura: [La primera gran excusa del masajista: No soy vendedor-No sé vender]