Mi DAFO Personal Masajista 2014-2015

antonReina probando¡Ponte las pilas, masajista!

¿Quieres ser masajista de verdad? ¿Quieres montar un negocio de masajes? ¿Trabajar en el sector de la salud y el bienestar? ¿Haces lo que más te gusta?

Lo primero que tienes que hacer es lo más barato. De hecho es gratis. Pero también es lo más difícil. Lo más valiente es: Conocerte como persona para mejorar como masajista (profesionalmente). Cualquier artesano del bienestar debería pensarlo.

Hazte un DAFO, como yo…

Empieza a conocerte. Una manera fácil es haciédote un DAFO. Por ejemplo. Para tener claro lo más básico. Si quieres conseguir algo, lo primero es mirarte en serio. Lo segundo es aceptarte. Lo tercero es decidir tu rumbo. Y lo cuarto es planear tu camino. Definir una estrategia. En eso andamos.

También sirve para un proyecto. Si estás estudiando un idea. Si quieres poner en marcha un negocio, lo más importante es conocer tus puntos fuertes y tus puntos flacos. Hazte un DAFO. ¡Sin miedo!

Ejemplo de mi DAFO personal en 4 pasos

Soy antonReina, Enfermero natural y masajista artesano:

  1. Mi punto más débil. La falta de concentración y la tendencia a irme por las ramas sin concretar. Dificultad para definir un objetivo concreto y llevar a cabo el trabajo necesario para realizarlo. Dificultad para completar las tareas planificadas. ¿Pereza? ¿Déficit de atención? ¿Excusas? Pufffff… No lo sé 😦
    • Lo atenúo poniendo en marcha sistemas de productividad personal, como los que comparte Rubén Alzola. Le descubrí buscando en internet sobre mi idea de autoevaluarte. Hay muchos recursos, coaches y orientadores online. Sigo combatiendo mi déficit de atención..
  2. Mi mayor amenaza. Morir de parálisis por análisis. Es mi mayor miedo. Veo que se pasan los años y no llevo a cabo ninguno de mis proyectos relacionados con el masaje. Me gusta mucho el tema, sí. Muchas ideas, sí. Sé mucho, sí, porque soy un friki del masaje sentado. Sí, pero con eso no basta. Hace falta acción. Poner en marcha los planes. Como sea…
    • Me enfrento a ella metiéndome en líos. Buscando pinchazos o patadas en el culo. Para empujarme a seguir, sí o sí. Tocando puntos de no retorno. Sí, haciendo más y diciendo menos. Poniéndome fechas límite. La clave está en enfrentarme. Hacer. Resolver. Como sea. Como en una guerra… Banzaï!!
  3. Mi mayor fortaleza es la curiosidad, el entusiasmo y la pasión por lo que hago. Por transmitir una idea de bienestar al alcance de todos. Desmitificar y democratizar tanto los masajes como la salud natural. El contacto humano.
    • La potencio compartiendo. Por eso sigo dándole caña a este blog. Lo mejor que puedo hacer es comunicar. Experimentar y contarlo. Inspirar y motivar. Intentar pincharte en el culo para que superes tus miedos y salgas a buscar clientes para dar más masajes. Sé que tengo que mejorar. Superar mi miedo al ridículo. Pero lo que mejor me sienta es compartirlo.
  4. La mejor oportunidad ocurre ahora. En esta sociedad actual hay que tocarse. Cada vez más. Darnos abrazos, besos y masajes. Por parejas, tríos, grupos o en solitario. Hace falta más tacto y contacto humano. Tenemos que reconectarnos urgentemente para sobrevivir al estrés. A la infoxicación. A esta tecnología que muchas veces nos acerca los que están lejos, pero nos aleja de los que tenemos cerca. La oportunidad es ahora.
    • La aprovecho poniéndome unas metas más realistas. Este año, por ejemplo, he definido mis servicios y decidido cómo enfocarme online. Soy enfermero y tengo una visión natural del bienestar. Lo considero al alcance de todo el mundo. Solo hace falta un poco de información y ganas.

Eso sí, nada de hacerlo ahora y olvidarlo, ¿eh? Háztelo al menos una vez al año. Pensando en tus metas y en lo que estás haciendo para alcanzarlas. ¿Qué te parece?

¿Cuál es Tu Ventaja como Masajista?

¿Conoces tu ventaja, masajista?

Para venderte bien tienes que concerte. Lo dicen mucho, pero hay que hacerlo. ¿Lo haces? ¿Sabes cómo?

Un DAFO para cada masajista

Autoevalúate. Mira las virtudes que tienes. Tus defectos como profesional del masaje. Lo que deberías mejorar ya. Las oportunidades que tienes o puedes aprovechar. Lo que viene siendo un análisis DAFO, vamos: Debilidades. Amenazas. Fortalezas. Oportunidades. Mírate al espejo. ¿Qué te diferencia? Llámalo ventaja, llámalo diferencia, llámalo defecto o llámalo virtufecto (ventaja que te da un defecto). Pero encuéntralo. Identifícalo. Reconócelo y poténcialo. Encuéntrate. Reconócete.

Obsérvate y sé valiente, masajista. Es un ejercicio muy potente. Sobre todo si quieres dedicarte a vivir dando masajes. O terapias. O tratamientos. O lo que sea que tenga que ver con la salud. También se hace en las empresas. De hecho, es una herramienta para evaluar proyectos y organizaciones. Algo básico para conocer situaciones actuales y planear estrategias futuras. Creo que hay que hacerse un DAFO de vez en cuando.

¡Hazte un DAFO, masajista!

Recuerda los signos de sumar (+), restar (-), multiplicar (x) y dividir (/). Toma papel y boli. Divide la hoja en 4 partes. Siéntate tranquilamente y piensa. Mirándote desde dentro. Observándote desde fuera. Exprésate sin miedo. Responde con sinceridad. Escribe honestamente. Pregunta a tu alrededor. Busca respuestas.

  • ¿Me adapto fácilmente a los cambios?
  • ¿Quiero aprender?
  • ¿Salgo fácil de mi zona de confort?
  • ¿Soluciones, problemas, barreras, objetivos, dirección, posibilidades, limitaciones?

– Mis debilidades son [-]

  1. ¿Qué recursos necesito para ser masajista? ¿Qué necesito mejorar en mi comportamiento?
  2. ¿De qué soy menos capaz de cara al mercado de masaje? ¿En qué soy peor? ¿Qué hago mal?
  3. ¿Qué me falta? ¿Qué me desmotiva? ¿Qué me limita? ¿Qué me hace vulnerable?
  4. ¿Qué puedo mejorar? ¿Qué dicen los demás que podría mejorar?

/ Amenazas desde fuera [/]

  1. ¿Qué peligros me rodean como masajista? ¿A qué obstáculos tengo que enfrentarme?
  2. ¿Qué es lo peor que puede pasar en el sector del masaje? ¿Tengo preparación?
  3. ¿Qué están haciendo los demás masajistas o profesionales que me supera?

+ Mis fortalezas son [+]

  1. ¿Qué tengo distinto a la mayoría? ¿Qué me caracteriza como masajista?
  2. ¿Qué ventajas tengo como masajista? ¿Por qué me felicitan mis clientes de masaje?
  3. ¿Qué me motiva a seguir creyendo en lo que hago? ¿Quién me inspira a seguir luchando?
  4. Mis capacidades, actitudes y aptitudes. ¿Qué haces mejor que los demás? ¿Qué creen los demás que haces bien?
  5. ¿Cómo podrías facilitar tus fortalezas?

x Oportunidades hacia fuera [x]

  1. ¿Qué masajistas triunfan en este momento? ¿Dónde va la gente? ¿En qué gastan más tiempo y dinero?
  2. ¿Qué nuevas tecnologías utilizo? ¿Qué tipo de personas conozco? ¿Qué sector conozco bien?
  3. ¿Qué puedo aportar para superar a mis competidores masajistas? ¿Con quién me podría aliar o asociar?

¡Y ahora empieza lo divertido!

¿Qué puedes hacer? Completa las siguientes frases diciendo “Cómo“:

  • Podría atenuar mis debilidades… 
  • Podría enfrentar las amenazas… 
  • Podría aprovechar las oportunidades… 
  • Podría potenciar mis fortalezas…