Guerrilla De Masaje: Una Acción Artístico-Bibliotecaria

¿Masajes en la biblioteca? Pues Sí. Masajes en la biblioteca. ¿Es una broma? Pues No. Va totalmente en serio. Esta semana hice una visita de masaje. Otro experimento amma. Al más puro estilo “Guerrilla de masaje”.

¿Pero quién se da un masaje en un lugar así? Pues cualquiera, créeme. Cualquiera estará dispuesto a disfrutar de ese masajico que tu le vas a ofrecer. ¿Una pausa de masaje sentado? Mira, mira.

accion-artistico-bibliotecaria-masaje-sentado

Sí, sí. Como te digo. Todos necesitamos unos minutos de relax. Una pausa para relajarte. ¡Incluso en la biblioteca! Los masajes hacen mucha falta siempre. Especialmente allí. Por eso te digo que cualquiera querrá su masajico.

Una biblioteca es un sitio ideal para una pausa de masaje amma. Mucha gente sentada. Poco ruido de fondo. Ambiente de lectura. Sitio de reflexión pero también de descansos. Ideales para contemplar con sorpresa un espectáculo poco habitual. Un rápido masaje que despierta nuestra curiosidad. ¿Será una cámara oculta?

Me hace mucha ilusión compartir esta historia de masajes bibliotecarios

Todo empieza por ti. Por tus inquietudes. Sientes curiosidad. Te gusta leer. Libros diferentes. Cosas curiosas. Como el Blog de la Biblioteca Regional de Murcia. Publican entradas muy interesantes. Relaciones de ideas muy inspiradoras.

Ellos lo llaman Acción artístico-bibliotecaria#2. Para hacer más acogedora la biblioteca para los visitantes. La creadora murciana Patricia Moreno ha decorado un rincón. Un saloncito vintage. Con exquisitos detalles.

Y lo han convertido en un photocall. Te animan a sentarte allí, hacerte una foto y enviársela. Para hacer un collage final con los habitantes de la biblioteca. Es una idea genial. ¿No te parece?

Lo pensabas desde hace tiempo. Tengo que hacerme una foto allí… Tengo que hacerme una foto allí… Con alguien tumbado en el sofá. Me imagino tocándole la cabeza. La espalda. Masajeándole las manos. O los pies. Dándole un masaje improvisado. No sé cómo… Pero quiero una foto ahí. Con pose de masaje. Un gesto tocando.

Hasta que un día vas. Simplemente te presentas allí. Sabes que alguien habrá que te quiera hacer la foto. Eso sí, no sabes cómo. Pero como eres friki de los masajes, siempre encuentras voluntarios. Por ejemplo, ofreces un masajico a cambio de la foto.

Y voilá lo que sale. Fotos como la de abajo. Me han dicho que la pondrán en la composición final. Ya te contaré.

accion-artistico-bibliotecaria-masaje-sentado

Las bibliotecas son un mercado de masajes por explotar

Mira lo que me encontré. Fui sin pensar y mira lo que salió. Una acción de masaje-guerrilla como esta. Eso creo que hice. Además de nuevos contactos humanos. Todo un mercado de masaje por explotar. ¿Qué te parece?.

Disfruta con la gente y la sorpresa. Eso sí, claro. Si no, no vale. Porque sólo es el principio. Los masajes en las bibliotecas son todo un mercado a explotar. Te lo aseguro.

¿Tu vas a la biblioteca? Allí va mucha gente. Con tensión por exámenes. Cansancio mental. Algunos trabajos sedentarios. Leer, leer, estudiar, pensar… Creo que es todo un mercado a explotar. Te lo aseguro.

Abriendo puertas para el masaje. Seguiré investigando sobre el contacto físico.  Luchando por el masaje. Para que sea más accesible socialmente. Comparte tus experimentos. ¿Habías pensado en Cómo Vender Masajes En La Biblioteca?