Qué Debe Tener Un Buen Curso De Masaje

¿Piensas hacer un curso de masaje?

Seguro que lo primero que haces es mirar el precio, ¿verdad? Me lo imaginaba. ¿O tal vez no?

Después seguro que piensas en la duración que va a tener. Puede que te influya el profesor que lo va a impartir y posiblemente también te fijas en la escuela de masaje que lo ofrece. En la reputación que tiene ese centro de formación y otros detalles más específicos como el temario. Pero todo lo anterior es importante, claro que si… aunque debes saber algo. Tienes que ir un poco más allá de todo ésto.

criterios_curso_formacion_masaje

Criterios de formación para un buen curso de masaje profesional

Si te planteas una formación de masaje, debes tener en cuenta otras cosas muy básicas que casi nadie piensa. Esta entrada también te puede interesar si, en vez de ser aprendiz, eres tu quien enseña el masaje. Si te planteas ofrecer un taller de masajes. Si ya impartes cursos para masajistas. Creo que te vendrá bien leerlo para reflexionar y revisar algunos aspectos de tu propuesta. Como siempre, pretendo ser breve y concreto. Pero a veces me paso, lo sé. Unas veces por exceso y otras por defecto. Por eso, si crees que me quedo corto, no te cortes y dímelo. Critícame sin miedo. No me seas cobarde, coward! 😉

Un Buen Curso De Masaje Cumple 3 Condiciones Básicas

Estas 3 Características Principales demuestran que se tiene buen criterio al planificar el curso de formación para masajistas. Se trata de que el curso de masaje que ofreces o que te planteas hacer sea realmente:

1. Capacitador

Un curso de terapias manuales, por ejemplo, debe preparte para que lleves a cabo un rol concreto. Para que sepas actuar como profesional. Has de conocer bien tu papel de masajista. Debería formarte como masoterapeuta, por ejemplo. Y también debería capacitarte para realizar algunas tareas determinadas, relacionadas con la promoción de la salud.

Porque si sólo te van a motivar o a sensibilizar para que des masajes, no es suficiente. Y si sólo te van a instruir en unas cuantas técnicas de masaje, tampoco es un curso suficientemente bueno. Necesitas que te enseñen a meterte en tu papel. Si vas a ser profesional, tienes que ser capaz de comportarte como tal.

2. Interactivo

Un buen curso de masaje, por definición, ha de ser práctico. Y según la materia que estudies, en la práctica tendrás que saber interactuar con otros. Tienes que aprender a tratar con tu cliente de masaje, como una persona individual que es. Pero el curso también tiene que ofrecerte recursos para que puedas enfrentarte a grupos de más gente. Como cuando haces demostraciones, educas a la familia, les explicas a tus amigos lo que haces, o vas a una empresa para decirles a qué te dedicas.

Incluso debería prepararte para abordar comunidades de personas. Entornos determinados en los que podrías encontrar posibles clientes o hacia los que enfocar tu actividad. ¿Te enseñan cómo presentarte en un centro de mayores? ¿A buscar trabajo en un spa? ¿Puedes enfrentarte a la asociación de amas de casa de tu barrio? ¿Cómo te diriges a un colegio? ¿Y a la gente que pasa por el mercadillo? ¿Y a los oficinistas de una empresa determinada? Piensa en ello…

3. Coherente

Puede que se trate de un seminario sobre técnicas de masaje que dura un fin de semana. Me dirás que en un par de días no se puede asumir este enfoque. También puede que te excuses pensando en que sólo se trata de un cursillo de unas horas. Y claro, en una tarde es difícil cumplir tantos objetivos.

Pero si en tu formación no se abordan todos estos aspectos aunque dure varias semanas o meses, al menos debería de ser coherente. Es decir, que lo que aprendas estudiar tenga sentido. Que tu currículum no sea una mera lista de cursos, muy interesantes todos ellos, si, pero tan dispares que nadie te pueda definir por ninguno de ellos en concreto. Necesitas un marco profesional, una línea general en tu formación, una cierta complementariedad en tus estudios.

Deja de sumar cursos sin sentido. Está muy de moda aprender 36 técnicas diferentes y no dominar ninguna. Eso no es muy profesional, la verdad. Los cursos que hagas deben de ser coherentes entre sí. Si quieres ser masajista, tendrás que formarte en algo más que técnicas de quiromasaje o patologías de fisioterapia. Hace falta saber tratar a las personas. Necesitas saber qué hacer siempre, incluso cuando no sepas qué hacer 😉

Deberías saber qué hacer siempre, incluso cuando no sepas qué hacer

¿Te parece que ésto es todo lo que debería tener un buen curso de formación?

¿Es Suficiente Un Curso De Masaje Para Ser Masajista?

Introducción Al Contacto De Acupresión Y Masaje Simple Edición 1

Primera generación de masajistas amma aficionados, desde Hospital Los Arcos del Mar Menor en Marzo de 2013 con antonReina

Todo el mundo tiene que conocer las ventajas del tacto humano y los beneficios del masaje simple de acupresión en forma de contacto físico estructurado. Pero siempre ha sido un tema muy delicado en el ambiente sanitario. Y más que delicado, yo diría que polémico.

Proponer y mucho menos impartir cursos de formación sobre masajes en un hospital parecía casi imposible. La disciplina que se ocupa de tratar el cuerpo con medios físicos o mecánicos es la Fisioterapia, por supuesto. Sólo los profesionales con la adecuada formación universitaria, validada y acreditada, deben evaluar, examinar, diagnosticar o tratar problemas, deficiencias, limitaciones funcionales o discapacidades. Sin embargo aquí no se trata de curar nada, sino de favorecer la relación de las personas consigo y con su entorno mediante un contacto estructurado.

Como enfermero que soy, no tengo ninguna intención terapéutica. La Acupresión y el Masaje Simple son intervenciones de enfermería que se pueden llevar a cabo para prevenir y fomentar la salud en la población, mejorando la comodidad de las personas. Por eso me dirigí a la Unidad de Formación Continuada y Docencia del HULAMM, que es el Hospital Universitario Los Arcos del Mar Menor en el que trabajo y expuse mis inquietudes a Don Juan Antonio Flores Martín, Enfermero e Ingeniero Informático y Supervisor de Enfermería.

¡Por fin un hueco para la acupresión!

¡Qué bien! En marzo de 2013 me permitieron hacer un pequeño curso de introducción en mi hospital. Sólo fueron 2 tardes y un total de 8 horas, pero ya es algo.

Estoy muy contento de poder compartir mi visión del contacto estructurado y formar parte de a historia moderna del masaje sentado. La acupresión y el masaje simple han encontrado una pequeña ventana para llegar a los sanitarios de manera seria y formal. Aunque, eso sí, el curso todavía no cumple los criterios para ser acreditado como formación continuada. Pero si tiene que ocurrir, todo se andará.

Mi objetivo principal es que la sociedad redescubra y disfrute del contacto humano. Hoy en día, más que nunca, nos tenemos que reconectar. Hay que tocarse más y mejor. Hemos de reequilibrar hemisferios cerebrales y tomar conciencia de nuestro cuerpo, de nuestras emociones, del mundo que nos rodea. Basta con  al pause. Porque, más que la era de la información, estamos en la era de las personas.

¡Es un pequeño gran paso!

Este curso de masaje tuvo gran aceptación y asistieron 16 personas de 20 que se habían inscrito, casi sin publicitarlo. Básicamente les mostré otra manera de abordar el contacto y los masajes. Practicamos mucho y disfrutamos mucho.

Los 16 asistentes al curso de masaje descubrieron una breve secuencia de movimientos que les puede servir como herramienta para dar masajes a la gente que les rodea prácticamente con cualquier silla. Practicamos juntos, nos divertimos y pronto volveré a contactar con ellos para ver si hicieron sus deberes…

Puedes ver Cómo Preparé La Edición 1 De Contacto Mediante Acupresión Y Masaje Simple.

Introducción Al Contacto De Acupresión Y Masaje Simple Edición 2..