Trucos de magia

Dices tú del juego. Jugar es vital.

Lo he redescubierto.
Al cabo de los años.
Siendo más bien adulto.

Cosas de la paternidad.
Es lo que tiene pensar tanto.
Es lo que pasa por estar ahí.

Al final acabo jugando.
Siempre termino probando.
Compartiendo tiempo y fantasías.
Me parece un regalo del cielo.
Una ofrenda que me hace la vida.

He descubierto que todos jugamos.
Unas veces de broma y otras en serio.
Hay juegos sencillos y otros complejos.

Juegos de niños.
Como el pilla-pilla. Las adivinanzas. Los personajes. La música. El teatro. Las familias. Las muñequitas. Los animales. Construcciones. Cuentos e historias. Cochecitos. Bailar… Y una lista interminable.

Juegos de mayores.
Como la política. El fútbol. Los toros. Las manifestaciones. El dinero. La lectura. Los debates. Las noticias. El cine. El teatro. La música. El arte. Los deportes…

Juegos que no parecen juegos.

Estaba en una función de magia. Un mago haciendo trucos en público. Para niños y padres que se sientan delante de otros niños que no pueden ver. En fin. Todos participamos. Y reconozco que tiene mérito, eso de animar durante una hora a tanta gente en plena calle.

La magia es ilusión y algo más.
El caso es que lo he visto. Requiere de algo básico para el éxito. Un factor que observo en otros terrenos de juego. Similar al del teatro.
Me refiero a la puesta en escena.

La puesta en escena.

Me parece el mayor de los trucos. La principal habilidad del mago. El ingrediente principal para hacernos disfrutar con sus trucos de magia.

La magia es ilusión y puesta en escena.

Por eso me llaman la atención tantas disciplinas y temas a la vez. Oratoria. Marketing. Publicidad. Teatro. Actuación. Interpretación. Improvisación… Porque todo va de presencia. De puesta en escena. De cómo estás en la vida. De cómo te pones en las circunstancias que tienes en cada momento.

Tal vez fuera egoísta por mi parte. Pero en cuanto ha terminado me he alejado de la gente. Nos hemos ido dando un paseo. A cenar en casa. Tranquilamente.
Eso sí, aunque tiendo a evitar la avalancha humana allá donde voy, por razones obvias de movilidad y salud mental, reconozco que me gustan las personas. En general.

Me quedo con las risas, los aplausos, el mérito profesional del mago y las caras de alegría en niños y mayores. Además de unas cuantas ideas para jugar en casa.

P. D. – Me da miedo dar el paso. Empezar a repartir mi atención entre el blog público y mi lista privada de correo. No lo sé. Pasa buen día. https://antonreina.activehosted.com/f/1

¿Tienes algo que decir?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s