282. Enfermería autoexistente.

Apostando por una enfermería autoexistente. Time to endorse a self-existing perspective of nursing consciousness. Del ciclo Las 13 enfermerías que propongo para 2020: Magnética. Lunar. Eléctrica. Auto-existente. Entonada. Rítmica. Resonante. Galáctica. Solar. Planetaria*. Espectral. Cristal. Cósmica.

Enfermería autoexistente es la que es por sí misma. La que sabe la mejor forma de actuar. Se deja fluir y se autocontrola. Tiene suficiente estabilidad para decidir cómo se hacen las cosas. Sabe cómo cambian sus emociones.

Imagínate que las enfermeras definimos la forma del cuidado en nuestra sociedad. ¿Qué forma tienen los cuidados? ¿Acaso somos quienes definimos qué es cuidar? ¿A quién permitimos decir que cuida de verdad? ¿Cómo lideramos y explicamos lo que es el buen cuidado? A los sanitarios. A los familiares. A los enfermos para sí mismos. A los sanos para sí y los demás. A los alumnos. A los gestores. A los políticos. Al entorno. A los cuidadores. A las mismas enfermeras y a toda la sociedad.

Otro tema será cómo aprovechar el enfoque biopsicosocialespiritual que tiene la mirada enfermera para liderar cualquier acción basada en cuidar. En los meses que están por llegar lo iremos viendo, pensando y hablando. Todavía no lo sé yo tampoco. Estoy experimentando con este ciclo de Las 13 enfermerías para ir poco a poco. La cuestión parece ser ¿Cómo comunicamos qué es cuidar de verdad? Imagínate que las enfermeras lideramos cualquier acción basada en cuidar.

Una propuesta de acción más concreta es, por ejemplo, cuidar de la comunicación sobre salud en general y sobre cuidados en particular. ¿Quién usa la palabra para vender productos o servicios? ¿Alguien lo señala? ¿Cómo escribimos sobre el cuidado? ¿Qué decimos de los cuidadores? ¿Qué decimos sobre nosotros mismos, las enfermeras? ¿Has pensado en sanarte para decidir más consciente? ¿Crees que vamos a mejorar como “colectivo cuidador” sin antes mejorar individualmente como persona y profesional? ¿Qué deberíamos soltar para avanzar? ¿Acaso sabemos concordar para cuidar?