343. Cuentacuento 3

Antoñico era un niño atípico. Su madre dice que era muy consciente de todo; que se daba cuenta de las cosas. Y es que realmente no encajaba en su entorno. Por su sensibilidad, por sus inquietudes menos mundanas, por sus sueños y por su manera de comportarse. Fue muy buen estudiante, un poco tímido e inconformista al mismo tiempo. En la escuela siempre tenía muchas preguntas, aunque nunca desafió a la autoridad.

Durante muchos años sufrió mucho. Porque tenía muchos complejos y conflictos que no sabía resolver. Se culpaba por todo lo malo que le pasaba y se fustigaba por no atreverse a intentar todo aquello que sabía que podía conseguir. Sufría porque no podía hacerse respetar, impedir maltratos e injusticias a su alrededor, disfrutar más de la vida con la gente y construir su propio empleo. Pero nunca se conformó y siempre siguió buscando.

Hasta que conoció su lado oscuro. Hasta que sus ganas de vivir con sentido le llevaron a encontrarse a sí mismo. Consiguió despedirse del sufrimiento convirtiéndolo en dolor. Se reconcilió con su pasado aprendiendo a mirar con otras gafas. Descubrió que la vida es positiva y negativa al mismo tiempo. Se dió cuenta de que no se traicionó, ni saboteó, ni se odió. Simplemente era un niño con miedo. Un miedo que no era suyo, sino impostado, heredado, puesto allí sin más, a su lado.

¿Sabes un secreto? Es mejor aceptar lo que eres y quererte tal cual. Porque desde ahí la vida fluye mucho mejor. Todo es Ferpecto. Parece fácil decirlo. Porque se trata de vivir con un monstruo, pero esa es otra historia… ¿Colorín colorado?

342. Cuentacuento 2

Loli fue una niña muy buena. La menor de 7 hermanos, todos varones. Era muy inteligente, le encantaba leer, ir a la escuela y aprender. Pero su madre casi siempre estaba enferma y ella tenía que quedarse ayudando en casa. Limpiar, lavar la ropa en la acequia, cocinar o traer agua para el aseo de toda la familia, que trabajaba en el campo.

Siempre se sabía la lección. Aunque estuviera semanas sin poder acudir a clase ni abrir un libro. Llegaba siendo la última y rápidamente la sentaban en primera fila. El maestro le decía a sus padres que era muy lista y que debía estudiar para ser maestra o enfermera. Pero ellos eran muy mayores y ante la duda nunca lo permitieron.

Nunca pudo volar. El caso es que creció con muchas ganas de salir, viajar y vivir. Pasó demasiado tiempo encerrada, educada en el miedo, como en tantos pueblos de la época. Y de alguna manera sigue así. Insatisfecha con la vida. Soñando con melancolía. Con el lema familiar de ser buenos y ayudar a los demás.

¿Sabes un secreto? La alegría y la generosidad nunca se apagan. Por eso una sonrisa cuesta poco pero vale mucho. Aunque le cortes las alas a un pájaro, siempre querrá volar. ¿Colorín colorado?

341. Cuentacuento 1

Pepe era un niño normal, alegre, movido y con ganas de jugar. Tartamudeaba un poco, pero eso nunca le frenó. Reírse de sí siempre le dió ventaja en las relaciones humanas. Fue la manera de querer de su abuela, de su madre y de sus hermanas lo que más le marcó. Eso le dejó huellas dolorosas y semillas de rabia.

Su padre murió joven. Le transmitió prudencia y buenos valores. Su madre era poco o nada cariñosa. Ella le ponía ropa vieja, fea y rota para que no saliera a jugar fuera ni se fuera con los otros niños del pueblo. Por eso él era travieso dentro de casa. Le rompía las patas a las gallinas del corral. Se las atrapaba con tejas. Así pensarían: ¡Qué mala suerte, menudo accidente!

Ahora ya no soporta la hipocresía. Ni la prepotencia ni la manipulación. Parece un cascarrabias, pero está enfadado. Parece que odia, pero solamente refunfuña. Parece intoxicado por su propia ira, pero está depurando. Parece rabioso, pero se calma sacando los colores propios y ajenos, generando tensiones internas y externas.

¿Sabes un secreto? No hay niños culpables. No existen niños malos. La violencia es una respuesta de supervivencia ante un mal trato recibido. ¿Colorín colorado?

339. Resonancia enfermera.

¿Cómo sintonizamos con los demás? ¿Cómo sintonizamos las enfermeras entre nosotras? ¿Cómo nos relacionamos con otros grupos de personas o profesionales? Hablo de liderazgo formal e informal. Me refiero a corrientes de pensamiento enfermero y sanitario. Desde la concordancia entre personas y grupos de personas por condiciones de salud o colectivos y profesiones.

Resonancia enfermera. El carácter resonante de las enfermeras entendido como su capacidad para sintonizar con los demás. Para entendernos entre nosotras y con otros colectivos. Nuestra profunda capacidad de escucha y comprensión.  Aunque muchas veces nos quejemos de ser víctimas de ignorancia e incomprensión.

Tenemos capacidad más que suficiente para entender la naturaleza humana. Para aplicar nuestro conocimiento de las relaciones humanas a la comprensión de los comportamientos en los demás. Cada pensamiento, sentimiento y acción individual resuena en lo global.

338. Algo cotidiano_

Un café.
Desayunar.
Buenos días.
Comer trabajar.
Descansar jugar.

Llamadas de trabajo.
Llamada para trabajar.
Relaciones humanas.

Compañero respetuoso.
Otro borde maleducado.

Mediocres VS. excelentes.
#SiempreSeHaHechoAsí vs
#ContraculturaEnfermera

338. Algo cotidiano_ @antonReina

337. Curando heridas_

Cerrar no es curar.
Cicatrizar no es sanar.
Curar ya nadie cura.
La gente se cura.

Nadie cura nada.
Nada cura a nadie.
Todo se cura a sí.

Te curas por y para ti.
Desde dentro y para sí.
Tu piel es apariencia.
Destapa información.
Yo cuido las heridas
reescribiendo narrativas.

337. Curando heridas_ @antonReina