Basura básica

Dices tú de cambio climático.

Da igual si existe como si no.

Toca reciclar.
Aprender a decrecer.
Reducir y reutilizar.

Y también, ya de paso, aprender a respetar a los demás.

Dicen que la falta de respeto indica que no te respetas. Que no te quieres. Que no te valoras. Que no aprecias ni tu propia vida. Y puede ser. No lo sé.

Verás.

Vivo en una ciudad.
Vivo en una ciudad en un edificio.
Vivo con más vecinos y hay que sacar la basura.

¿Te imaginas de qué voy a hablarte?

De caca.
De basura.
De desperdicios.
De la mierda de cada uno.
Esa que genera tu cocina, por ejemplo.
De cómo hay que tratar nuestros propios residuos.

Porque hay alguna gente a la que no le importa eso de respetar lo comunitario.
Hay a quien le da igual hacer las cosas bien. Ni se plantean tener cuidado con lo que afecta a los demás. Viven así. No sé si serán capaces de darse cuenta o cambiar de actitud. No sé nada, la verdad.

Debo decir que cada vez me importa menos lo que hagan los demás. Solamente me siento capaz de asumir la responsabilidad de mis propios actos. Fítetú.

Por ejemplo, permiten que su propia bolsa de basura vaya chorreando. Manchan pasillos, escaleras y ascensor. Me da vergüenza ajena. Incluso a mí, que tengo cuidado. Y ni se les ocurre limpiarlo. Me parece tremendo.

-Ya lo hará la que limpia – dirán. No lo sé.

Sin embargo yo sufro mucho. Me duelen esos gestos omisivos. Eso que (no) hacen y que nos afecta a los demás. Más allá de injusto, es una guarrada.

¿Cómo evitarlo?
¿Qué hago yo?

Muy fácil.

Además de tener cuidado con la gestión de residuos en el hogar, basta con un sencillo gesto preventivo: Un papelito.

Pongo una hoja de periódico.
Doblada. En el fondo de la bolsa de la basura.
Y así retiene la poca humedad que pueda gotear.
Tan fácil como eso.
Tan difícil como eso.

¿Te parece útil?
Ya lo ves. Otra antoñada.
Nada más. Nada menos.

P. D. – Espero que te sirva para ti o para tus vecinos. Es como lavarte los dientes. Es como secar tu cepillo de dientes. Es como limpiarte los zapatos al entrar a casa. Es como quitar la hoja fea de una planta. Es como recoger la mesa después de comer. Es como pasar un paño por la cocina después de concinar. Es como abrir o cerrar un grifo para lavarte las manos. Simplemente se hace. Porque crees que así es mejor.

¿Tienes algo que decir?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s