Aceite y limón

Iba pasando y paseando por el mercado. Una plaza de abastos de mi ciudad.
Me gusta mucho pasear por ahí.
Por lugares con mucha gente.
Trabajando y comprando.
Hablando sin más.

Un señor hablando con la chica del pescado.
Él hacía un gesto con la mano para decir que le ponía un chorrico de aceite a algo…
-Y enseguida un chorrico limón- decía.
Las pescateras le miraban, sonreían y asentían.
Indicando así que se imaginaban la receta.
Está claro que también se relamían de pensarla.

Paseo pero paso.
Paso sin ser pasota.
¿Paseando sin pasear?
No lo sé.
Solamente estoy aprendiendo a escribir. Aprendiendo a ser. Aprendiendo a vender.

Un manual de masaje sentado.
Un librillo sobre el escaqueo.
Una recopilación de poesías.
Y mucho más que ahora no recuerdo.
Porque disfruto compartiendo.
Es lo único relevante de todo.

.

A mi lista de correo les cuento antoñadas y reflexiones todos los días.
Te puedes apuntar y borrar gratis.

Ya sabes. Ven a mi lista privada.
Cada día un correo con una antoñada.
https://antonreina.activehosted.com/f/1