348. Reglas de paz_

https://instagram.com/lacaravanaroja

Necesario para este mundo.
Necesario para este tiempo.
Conocer y reconocer ciclos.
De naturaleza y de personas.
Para saber por dónde vamos.

Si el sangrado es nochevieja.
Cada verano será ovulación.
Unas veces toca estar tristes.
Otras queremos más acción.
Con los cambios de cada mes.

Sin patologizar ni culpar más.
Buscando nuestro desarrollar.
Aceptando nuestro ritmo vital.

348. Reglas de paz_ @antonReina

347. ¿Enfermera payasa?

Dedicado a la payasa Mage Arnal 😉
https://instagram.com/magearnal

Este finde he hecho un taller con un montón de imbéciles. Hasta ahí puedo leer. Digo… escribir. Es una profesión, un arte y un gran mérito ser payaso o que te llamen así. Ha sido un honor para mí sentirme iniciado en este maravilloso mundo cuya herramienta principal es una nariz roja de payaso. Se trata de crecimiento personal e interacción social y enriquecimiento cultural o pensamiento lateral u observación a comprensión emocional e interprofesional bla bla blas ya paro.

Sigo buscando y explorando sobre mí mismo, sobre mis mierdas y sobre cómo comunicar mejor. Ya sea enseñando, compartiendo, entreteniendo o asustando, yo qué sé. El caso es que he descubierto lo mucho que puede aportar a una enfermera saber ser payasa, parecerlo, insinuarlo o incluso intentarlo y no conseguirlo. Me refiero a ser como es. Sin miedo a expresar sus limitaciones, sus frustraciones, sus miedos y sus emociones.

¿Te parece interesante el tema del payasismo? ¿Sabes a qué me refiero? ¿Crees que lo podemos aprovechar? ¿Sigo hablando y preguntando o lo dejo ya?

346. Cuentacuento 6

Su madre murió siendo ella muy joven. Su padre la abandonó cuando tenía 9 años. Siempre se sintió muy sola y sin apoyo y sin ayuda y sin cariño y sin amor. Tal vez por eso se dedicó a lo que se dedicó. Apenas pudo estudiar aunque lo intentó. Seguramente por eso acabó dejándose maltratar por alguien que nunca la quiso de verdad.

Parece que hoy ha tocado fondo. Intenta hacerse daño mientras amamanta a su bebé, cuya calma sorprende en aquellos brazos tan alterados. Ha pedido ayuda porque ya no puede más. El quería un hijo suyo y ahora la deja encerrada en casa. Tiene más hijos con otras mujeres. Le llevan detenido pero no es suficiente. El miedo a la soledad no debería impedir la denuncia.

¿Sabes un secreto? A veces tienes que dejar rebosar el vaso hasta que se derrame. A veces tienes que tocar fondo. Yo qué sé… ¿Colorín colorado?

345. Cuentacuento 5

Aquella niña creció con un padre que pegaba. Maltraba a toda la familia. Sería por sus fantasmas, por su maldad o por sus complejos; no soy quién para juzgar. El caso es que ella, su madre y sus hermanos vivían con miedo. Hacían lo que querían, reafirmando cierta libertad; pero cuando el padre llegaba a casa se asustaban. Todo eran exabruptos o violencia; casi siempre estaba enfadado.

Se casó con su novio para escapar. Nunca plantó cara a la situación. Quería huir de aquel ambiente y librarse de su pesadilla. Sentía que le cortaban las alas; que se merecía otra cosa; que la vida no podía ser tan injusta; que lejos de allí todo sería mejor… y fue al revés. Se casó y la cagó. Empezó a desconfiar de su marido y a quejarse por todo. Tampoco era feliz ahora. Tal vez nunca fueron pareja.

Discutían a todas horas. Ella llegó a lanzarle un cuchillo entre gritos. Él aguantó todo lo que pudo, todo lo que supo o todo lo que quiso; esa es otra historia. Hasta que se divorciaron entre reproches y acusaciones. Ella volvió con su padre; arropada por la familia; ahora el culpable del sufrimiento era su exmarido. Siguió hablando mal de él durante mucho tiempo. Hasta que se volvió a casar y rehizo su vida.

¿Sabes un secreto? No sé hasta dónde podemos decidir nuestro destino. Nada es bueno ni malo. Lo correcto está en tu cabeza. La vida no es justa. Nadie hace nada bueno; tampoco malo. ¿Colorín colorado?

344. Cuentacuento 4

Y entonces nació el bebé. Impregnado de una niebla mágica. Parecía uno de esos filtros de belleza para las fotos del móvil. Todo estaba rodeado de una nube de paz. Parecía una droga en el ambiente. Su madre lo esperaba desde hacía meses, era más consciente de la situación. Ahora quería tenerlo cerca y descansar. Su padre sabía que venía, pero hasta ese momento no comprendió la dimensión del cambio que acababa de ocurrir.

―Pasé casi toda la noche despierto, mientras dormían ―cuenta el padre de la creatura―, velé sus sueños y lloré a moco tendido. Lloré mucho y les hablé. Aquella primera noche me sentí como no recuerdo haberme sentido nunca. Pensé en la magia de la vida, en mi padre y sobretodo en mi madre. Conecté con ella y reviví cómo se sintieron ellos cuando yo nací. Supe que mi vida había cambiado para siempre. Todo había ido bien y no podía dejar de sonreír. ―¿Qué estaba pasando? ¿Qué había tomado? ¿Por qué se sentía tan bien? Mystères de la nuit

¿Sabes un secreto? La oxitocina es una hormona que produces tú. Ocurre en tu cuerpo y te ayuda a conectar. Te modula, conecta y reconecta. Contigo, con la vida y con los demás. Llámala C43H66N12O12S2 o llámala CHONS. Yo la llamo Fijadora de la Vida. ¿Y sabes cómo se produce? Pues tocando, achuchando, abrazando, animando, agradeciendo, escuchando, aceptando, bailando, gozando, llorando y aliviando. Colorín colorado.

343. Cuentacuento 3

Antoñico era un niño atípico. Su madre dice que era muy consciente de todo; que se daba cuenta de las cosas. Y es que realmente no encajaba en su entorno. Por su sensibilidad, por sus inquietudes menos mundanas, por sus sueños y por su manera de comportarse. Fue muy buen estudiante, un poco tímido e inconformista al mismo tiempo. En la escuela siempre tenía muchas preguntas, aunque nunca desafió a la autoridad.

Durante muchos años sufrió mucho. Porque tenía muchos complejos y conflictos que no sabía resolver. Se culpaba por todo lo malo que le pasaba y se fustigaba por no atreverse a intentar todo aquello que sabía que podía conseguir. Sufría porque no podía hacerse respetar, impedir maltratos e injusticias a su alrededor, disfrutar más de la vida con la gente y construir su propio empleo. Pero nunca se conformó y siempre siguió buscando.

Hasta que conoció su lado oscuro. Hasta que sus ganas de vivir con sentido le llevaron a encontrarse a sí mismo. Consiguió despedirse del sufrimiento convirtiéndolo en dolor. Se reconcilió con su pasado aprendiendo a mirar con otras gafas. Descubrió que la vida es positiva y negativa al mismo tiempo. Se dió cuenta de que no se traicionó, ni saboteó, ni se odió. Simplemente era un niño con miedo. Un miedo que no era suyo, sino impostado, heredado, puesto allí sin más, a su lado.

¿Sabes un secreto? Es mejor aceptar lo que eres y quererte tal cual. Porque desde ahí la vida fluye mucho mejor. Todo es Ferpecto. Parece fácil decirlo. Porque se trata de vivir con un monstruo, pero esa es otra historia… ¿Colorín colorado?

342. Cuentacuento 2

Loli fue una niña muy buena. La menor de 7 hermanos, todos varones. Era muy inteligente, le encantaba leer, ir a la escuela y aprender. Pero su madre casi siempre estaba enferma y ella tenía que quedarse ayudando en casa. Limpiar, lavar la ropa en la acequia, cocinar o traer agua para el aseo de toda la familia, que trabajaba en el campo.

Siempre se sabía la lección. Aunque estuviera semanas sin poder acudir a clase ni abrir un libro. Llegaba siendo la última y rápidamente la sentaban en primera fila. El maestro le decía a sus padres que era muy lista y que debía estudiar para ser maestra o enfermera. Pero ellos eran muy mayores y ante la duda nunca lo permitieron.

Nunca pudo volar. El caso es que creció con muchas ganas de salir, viajar y vivir. Pasó demasiado tiempo encerrada, educada en el miedo, como en tantos pueblos de la época. Y de alguna manera sigue así. Insatisfecha con la vida. Soñando con melancolía. Con el lema familiar de ser buenos y ayudar a los demás.

¿Sabes un secreto? La alegría y la generosidad nunca se apagan. Por eso una sonrisa cuesta poco pero vale mucho. Aunque le cortes las alas a un pájaro, siempre querrá volar. ¿Colorín colorado?