228. Nativos 1_

Nativodigitalelados

Pornonativosexuales

Emocioanalfabetos

Socialsuperficiales

Enfermosolitarios

Sanitariodependientes

Cerebrodesconectados

Sentimientocultados

Incoherenciatontados

Ultraprocesalimentados

Politicamienteignorantes

Politicamenteignorados

Inmoralmentediseñados

227. Bueno y mejor_

De lo bueno y lo mejor
me quedo con lo bueno.
Prefiero eso que está bien,
porque siempre habrá mejor.

Comprar cerca es fácil.
Comprar barato parece bueno.
El comercio local es lo mejor,
simplemente por ser bueno.

Lo bueno está bien,
aunque no sea lo mejor.
A veces es mejor lo bueno,
porque estar bien es mejor.

Mejor disfruta de lo bueno.

227. Bueno y mejor_ @antonReina

226. Enfermería lunática.

Apostando por una enfermería lunática. Time to endorse a lunatic perspective of nursing consciousness. Del ciclo Las 13 enfermerías que propongo para 2020: Magnética. Lunar. Eléctrica. Auto-existente. Entonada. Rítmica. Resonante. Galáctica. Solar. Planetaria*. Espectral. Cristal. Cósmica.

Enfermería lunática es la que asume un reto concreto. Se plantea un desafío determinado. Identifica unos obstáculos que superar. Algo más definido que el propósito genérico de la enfermería magnética. Una acción que pueda beneficiar a las enfermeras. Una causa enfermera definida. Aunque sea provisional. Como la transparencia colegial, las condicones de trabajo, la percepción social o las elecciones sindicales enfermeras.

Imagínate que nuestro reto es CONECTAR entre nosotros, las enfermeras. ¿Qué somos? ¿Con quién más conectamos? Con los enfermos y con los sanos. Con otros profesionales y con políticos, gestores, artistas o agentes sociales que puedan influir en la opinión pública. Hablo de conectar de manera personal. Para cuidarnos y dejarnos cuidar si hace falta. Para conocernos como cuidadores, como enfermeras individuales y como colectivo profesional.

Otra cuestión será el tipo de conexión que queremos fomentar. Desde mi punto de vista se trata de relaciones humanas. Sociales. Comunitarias. Profesionales y personales. Está claro que eso ha de ocurrir hablando con los demás. Conversando en público o en privado. Debatiendo sin complejos. Discutiendo con respeto. Compartiendo información y opiniones. Charlando de manera informal. Por escrito o quedando en persona. En cualquier caso, tejiendo redes sociales auténticas, humanas y profesionales.

Un desafío más concreto será, por ejemplo, hacer debates, reuniones o tertulias en directo. No solamente sobre temas estrictamente profesionales o de actualidad del colectivo. También se pueden contar experiencias personales, impresiones profesionales, opiniones formadas, creencias sentidas y evidencias estudiadas. Siempre pensando en el bien común. De las enfermeras y de todo el mundo. En serio. Participar en conversaciones de nuestro sector y de otros que aparentemente no tienen nada que ver con la salud y los cuidados. Cultivar corrientes de pensamiento. Hacer publicidad a modas saludables que tal vez sean menos comerciales. Aprender colaborando, disonando y concordando… No sé. ¿Qué opinas?

225. Gente de bien_

Tan injusto como esta vida.
Que nos traten tan igual.
Siendo unos tan sádicos.
Siendo otros tan cívicos.

Que yo no la voy liando.
Que me comporto bien.
Que respeto las normas.
Que soy bastante formal.

Es injusto que yo tema.
Que yo viva con miedo.
Por si me roban.
Por si me agreden.
Por si me prejuzgan.

225. Gente de bien_ @antonReina

224. Arriba o abajo_

Los jefes,
la política o
las organizaciones.

Todo eso está abajo.
En la salida digestiva.
Al final del tubo cagador.

Están abajo,
recibiendo sus raciones…

Arriba está la gente buena,
generosa y currante.

Muchos inconscientes,
siempre parasitados.
Todos ignorados.

224. Arriba o abajo_ @antonReina

223. Retos enfermeros.

¿Cuáles son los desafíos de las enfermeras? Para este año, por ejemplo. Aún le doy vueltas al tema. Por lo de las 13 enfermerías que te decía… Este mes me propuse repensar un reto global enfermero. No sé, un desafío a pequeña o gran escala. Desde los obstáculos que tenemos las enfermeras. Para cuidarnos. Para cuidar a los que nos rodean y para cuidar la salud de la población. Porque tenemos varias funciones clave para la salud pública.

¿Qué retos podemos asumir? Porque podemos cuidar de muchas maneras… Yendo más allá de la asistencia. Más allá de la prevención. Participando socialmente. Practicando una cultura de vida. Promoviendo la salud colectiva. Fomentando espacios de autoconocimiento para el autocuidado. Facilitando actitudes que faciliten la salud. Contribuyendo a comportamientos que generen bienestar. Incluso participando en el sector empresarial. Influyendo en la política, planificación y gestión para la salud…

¿Por dónde empezamos? Tal vez deberíamos conocer la situación global de salud. Pero igual ya hay demasiados libros blancos y documentos marco… Es posible que debamos apostar por las enfermeras salubristas. Invertir en generar más salud desde la salud. Cuidar la calidad de vida de las personas, con o sin enfermedades. O acaso simplemente debamos seguir tejiendo redes. Cultivando relaciones informales. Fomentando conexiones humanas reales. Desde todos los ángulos. Profesional, personal, enfermo, acompañante, familiar, gestor, politico, social, empresarial… No lo sé. ¿Qué piensas tú? ¿Cuál podría ser nuestro reto, desafío u obstáculo a superar este año?

222. Rabia disfuncional.

Rabia y rencor tienen mucha fuerza. Parece que te cargan de energía. Llaman mucho la atención cuando los expresas. Hacen mucho ruido de entrada. Pero también te debilitan cuando te mantienes ahí. Porque hacen que vuelvas a sentir el dolor. Cuando te aferras desde la mente, no sirven de nada. No aportan. Te debilitan. Tu salud se resiente. Tu cuerpo, tu mente y tu gente se resienten. Concédete expresarlos. Enfádate y después observa. ¿Qué te queda tras el rencor? ¿Qué obtienes al mantener tu resentimiento? ¿Sabes expresar esa rabia?

Rabia y recor te curan y te debilitan. Te pueden impulsar para avanzar. Como la pasión, la compasión o la idea de justicia. Te pueden incitar a querer controlar a otros. Pueden impedir que te comuniques. Intentando protegerte. Pueden hacer que no enfrentes tus miedos y penas. Pueden cargarte de razón, aunque no la tengas. Te pueden hacer sentir víctima culpando a otros. Te pueden eludir de la responsabilidad de tu vida y tus sentimientos. ¿Para qué te enfadas? ¿Sabes canalizar tu agresividad?