144_ Me cuesta pinchar.

Voy a peor. No sé. Soy enfermero, atiendo urgencias de todo tipo y es muy curioso. Me cuesta hacer daño. Pongo inyecciones. Toco heridas. Suturo. Hago pupa. Canalizo vías venosas periféricas. Es algo muy curioso, porque sé hacerlo bien y tengo experiencia. Sin embargo, me parece cada vez más duro. Cada vez me cuesta más. Es más difícil. Será que soy mayor o antiguo. No lo sé, pero me cuesta pinchar.

O tal vez voy a mejor. No lo sé. Igual estoy mejorando. Pienso más en la otra persona. Me importa si sufre su familia. Siento cuando está tranquila o alterada. Lamento tener que provocar dolor. Siento el sufrimiento y evito que se agobie, maree o caiga. Siempre tiendo la mano, muestro mi presencia con firmeza y noto cuando puedo pinchar. Lo mismo es algo bueno. No sé. Estaré creciendo, será que soy más sensible.

Y tú, ¿cómo lo llevas? Se habla mucho de escuchar. De empatizar. De respetar. De saber estar. De educación y profesionalidad. De principios y valores. De mirar a los ojos y tratar a la gente como personas. De servir, de la H, la C, los ratios, el arte de cuidar, la ética, el bien común… ¿Cómo lo llevas tú?