Deja de pensar

Red social del Amor y la conexión

Será la luna. Será esta luna llena de hoy. La que tanto brilla en esta fría noche de diciembre murciano. Hoy escribo lo que me sale. No estoy pensando. Simplemente me dejo sentir y lo intento expresar.

Seré yo. Siempre digo que lo más importante son las personas. Por eso intento conocerme. Para comprender a los demás. Desnudarme para dejar de pensar. Sentir para empezar a hacer. Actuar para permitirme vivir.

Personas y punto. Así lo dice Susana. Me encanta. Disfruto recordando que lo normal es no ser normal. Tal vez haya muchos males innecesarios. Eso me duele. Como también hay muchos pensamientos innecesarios. Eso me alivia. Et oui. Merci.

Deja de pensar, empieza a sentir. Sandra me ha recordado que mire a la luna. Tiene muchas respuestas. Voy a compartir algunas. La luna sabe, fluye, siente y brilla. Es la esencia femenina. El gran poder de la vida.

Deja de pensar, empieza a sentir

¿Seré humanista? Pienso en sentir. Siento, luego existo. Reflexiono. Viajo, física o mentalmente. La soledad es inevitable. La vida va más allá. Pero no lo digo, me lo dicen. La timidez también es poder.

Hablando con Raquel sobre el amor, recordé la locura, la grandeza y la extravagancia de las grandes ideas… Necesito apoyo, porque siento inseguridad para reconocer mi grandeza. Cualquier aventura es riesgo y espontaneidad. Esa exposición parece vulnerabilidad. Después genera naturalidad. Es la base de mi confianza.

Lo primero son tus principios. Si eres consistente, trabajas con más rigor. Los puedes cambiar. Te puedes adaptar. Lo hacemos constantemente. Necesitas una base de apoyo. Unos cimientos que llamamos valores. Se parecen mucho a lo que sientes.

¿Cómo te reajustas? Volver a la calma. Reequilibrarte. Actualizarte. Resintonizarte… Cada día necesitas un espacio y un tiempo privados… Hay que ordenar. Es mi peligro. Me suelo atascar ahí. Por eso miro fuera de mí. Me dedico a otros. Busco ser útil. Algo a lo que servir. Una causa que defender.

El orgullo de cuidar. Mi don y mi debilidad son el orgullo de cuidar. En un extremo está el amor. En el otro el control, la reflexión y la responsabilidad. Deseo independencia, aunque vivo lidiando con hiperactividad y ansiedad.

Deja de pensar, empieza a sentir

¿Qué irradias? ¿Cómo eres? ¿Quién tiene tu poder?

IMG-20150807-WA0011