¿Ganas Dinero Dando Masajes?

masaje sentado @antonreina

¿Te dedicas al masaje? ¿Te gustaría dedicarte a ser masajista? ¿Vives de ello? ¿Estás empezando? ¿Ganas dinero haciendo masaje? ¿Quieres ganarte la vida dando masajes? ¿Crees que es posible? ¿Difícil, tal vez?

La pregunta es esa: ¿Ganas o Quieres Ganar Dinero Dando Masajes? ¿Cómo lo haces? ¿Podrías darnos algún consejo? ¿Cuál es el secreto? ¿Tienes un secreto_O?

¿Cobras tus masajes?

¿Cuánto cobras? La única manera de ganar dinero con los masajes es cobrando por ello. Y si no cobras por masaje, al menos deberías cobrar por las horas que estés trabajando en ese balneario, centro de terapias, hotel spa o stand de la empresa que sea que te contrate.

Respecto al tema de cobrar tus masajes… Mi querido amigo Juanje, diseñador gráfico y monitor ocupacional, compartió hace poco una reflexión muy interesante:

“Me gustaría realizar diseños gratis para todos los que me lo pidieran. Pagar el alquiler con una sonrisa. Comprar comida con piropos. Y planear mi futuro con palmaditas en la espalda… Trabajar gratis es un lujo que no me puedo permitir”.

“I would love to make designs for free for everyone who asked me. Pay the rent with a smile. Buy food with compliments. And plan my future with a clap on the back… Working for free is a luxury i cannot afford”.

Para muchos masajistas ocurre así. Es algo que afecta mucho los que trabajan por cuenta propia, por su cuenta, autónomos o freelance. Sobre todo el principio. Como se supone que haces algo que te gusta… pues la gente tiende a subestimar tu trabajo. No reconocen el verdadero valor de tus masajes. Ni el precio, claro 😦

¿Qué quieres ganar con tus masajes?

Tienes que decidirlo. Por lo menos intentarlo. Seguro que quieres ganar dinero, ¿verdad? Es lo ideal, que te puedas ganar la vida dando masajes. Al menos recibir ingresos…

Por eso tienes que tenerlo claro: ¿Qué quieres ganar dando masajes? ¿Cuánto te gustaría cobrar? ¿Cuántos clientes quieres tener? ¿Al día? ¿A la semana? ¿Al mes? ¿Cuánto quieres ganar o ingresar? ¿Cobras algo? ¿Haces trueques?

Mi conclusión

Hay que ganar dinero, sí. Pero también hay que ganar mucho más que eso. Es mi opinión. Tienes que ganar, claro, pero no solamente dinero. Hay otras cosas como:

  • Conocer gente interesante.
  • Conectar con gente de tu sector.
  • Acercarte a otros sectores diferentes.
  • Conocer futuros clientes de masaje.
  • Darte a conocer en otros ambientes.
  • Obtener nuevas ideas de marketing.
  • Anunciarte directamente como masajista.
  • … (escribe aquí algo más que tú puedes ganar dando masajes)
  • Mira otra lista de Cosas que puedes ganar dando masajes

De todas maneras, lee también:

Qué Hacer Con Tu Miedo A Vender Masajes

¿Masaje sentado amenazado o asegurado en el Murcia Remanga 2013?
¿Te da miedo vender masajes? ¿Ni siquiera te atreves a ofrecer tus servicios por si acaso… (pon aquí tu miedo o excusa)?

Si te paralizas solamente con pensarlo:

  • ¿Y si no le gusta mi masaje?
  • ¿Y si le parece caro el servicio?
  • ¿Y si no se mejora con lo que le hago?
  • ¿Y si lo hago mal?
  • ¿Y si, y si,,, y si,,,?

A muchos masajistas nos pasa. Si te ha pasado cuando empezabas, es normal. Si te sigue pasando todavía… también es normal. Créeme. Tiene mucho más que ver con tu manera de pensar que con lo que sabes de marketing del masaje. Porque se aprende a pensar según tus experiencias.

Lo 1º es reconocerlo

“Tengo miedo de vender masaje”. Pues sí, lo primero es reconocer que sientes miedo a vender masaje. No pasa nada. Tiene mucho que ver con la inseguridad, por ejemplo. Y es un sentimiento que suele estar ahí siempre, escondido debajo de un montón de excusas. Además suele venir en grupo de varios miedos, pero su efecto es el mismo que si fuera uno solo.

¿Y si… (pon aquí tu miedo o excusa)? Es la frase que te frena como masajista profesional o aficionado. Lo que te paraliza. Pero es una ilusión, ya lo sabes.

El mayor obstáculo al que te enfrentas para presentarte como profesional o amateur está más en tu mente que en el mundo real. El mercado de los masajes es eso, un mercado lleno de gente. Unos buscan y otros venden masaje. Unos ofrecen y otros compran.

Lo 2º es mirarlo a la cara

Es tu lado oscuro. Míralo a los ojos. No muerde. Eres tú. Es como mirarte al espejo. Te puede impresionar, pero no pasa nada. Eres tú. Estás ahí. Háblate.

Enfréntate al lado oscuro. Plántale cara. Míralo a los ojos y habla con él. No pasa nada. NADA. Díselo. Habla con él a solas. Aunque un poco sí que te da… Muchos pensarán que estás crazy, pero eso ya lo sabías, ¿verdad? 😉

Lo 3º es pelear

Pelea un poco por lo menos. Tienes que enfadarte y sacar la rabia que te produce ese estado de impotencia… ¿No te gusta pelear? Bueno, pues entonces habla contigo. Hablar si, ¿verdad? Hay que abordar el tema de todas esas creencias limitantes que has aprendido. Porque no es por falta de conocimientos técnicos ni de marketing para saber promocionar tus masajes.

¿No sabes cómo hablar contigo? Pues entoces dale un masaje a tu lado oscuro. Porque esos miedos tuyos son como una contractura mental. Un bloqueo energético en tu manera de pensar. Presiona un poco. Acaricia. No hace falta forzar. Ni provocarte dolor. Solamente tienes que trabajar esa zona delicada. Con suavidad. Dejando salir las emociones para que fluyan en tu vida.

Y si crees que lo necesitas, pide ayuda

¿Necesitas ayuda externa? Eso también sería muy valiente: reconocer que necesitas apoyo para superar ese miedo. Puedes pedir ayuda profesional o aficionada. Busca alguien que te acompañe. Que luche a tu lado. Que esté como tú. Que haya pasado por eso… ¿Qué te parece?

Enfrentándome a mis miedos masajistas durante Murcia Remanga 2013. antonReina.com

¿Cuáles son tus miedos, masajista?

Sé valiente y coméntalos aquí. Seguro que animas a más masajistas para que no se sientan tan… “bichos raros”.

¿Cómo Quieres Que Sea Tu Negocio De Masajista?

antonReina durante el Día Mundial del Reiki en Murcia 2014
Estamos cambiando de paradigma científico y cultural. Pasando de centrarnos en la compraventa de enfermedad a centrarnos en una compraventa de salud. Y lo que pasa es que el bienestar no se puede comprar ni vender.

Por eso cuesta empezar un negocio de masajes. Porque es difícil cuantificar tu trabajo de masajista. Tu calidad humana. Tu paciencia para conseguir clientes de masaje. Tu esfuerzo en mantenerlos. Eso es artesanía del bienestar.

¿Comprar salud?

Las empresas venden productos “saludables”. Te hacen creer que la salud se compra. Hacen creer a la gente que el bienestar se puede comprar. Y eso es simplemente una gran MENTIRA. La industria de la salud tiene dos extremos. Vender salud y vender enfermedad. Como si vendieran felicidad.

¡Nos engañan! Las vitaminas, los minerales, el agua limpia, el aire limpio, la meditación, la conciencia tranquila, las emociones, el placer del contacto humano, la evolución personal y el crecimiento espiritual no se pueden comprar en ninguna parte. Lo estoy descubriendo ahora.

¡Tienes que polarizar! No hace falta ser extremista. Es mejor polarizar. Consumir con criterio. Porque la virtud está en un punto medio. ¡Polariza!

¿Qué quieres vender, masajista?

¿Masajes? Vale, sí. Masajes. Vendes masaje. Pero eso no es suficiente. Porque por unas monedas (o billetes) ya hay máquinas vibradoras y sillas de masaje que lo hacen. Sin tener que pagarle a un humano. No es suficiente.

¿Terapias? Estética. Nutrición. Psicología. Enfermería. Videntes. Coaching. Viajes iniciáticos. Encuentros chamánicos… Da igual lo que vendas. Porque no es suficiente con ofrecerlo. Tienes que ir más allá. Diferenciarte y ser más humano. Porque hace mucha falta, créeme.

¡Diferénciate!

Busca tu ventaja particular. Vendas lo que vendas, masajista, es necesario diferenciarte. De la competencia y del mercado entero, incluyendo las empresas. ¿Hablas de salud-enfermedad? Mejor habla de personas.

Enfócate en el bienestar. Porque no es fácil vivir del masaje. Si te quieres dedicar a los masajes como negocio, piénsalo. Es todo un desafío. Una carrera de fondo. Hace falta paciencia, trabajo y pasión.

¡Tienes que darle caña! El otro día lo comentaba con Alejandro, que ofrece masaje tradicional tailandés, reflexología podal y masaje con aceites esenciales en Madrid. En su blog escribió ésto sobre los inicios de un negocio de masaje:

Masajes como negocio: Esto no es un camino de rosas, como cualquier negocio en sus primeros pasos. Promocionarte, conseguir los primeros clientes y que vuelvan es lo más difícil. Publicidad, buzoneo, ofrecerte como autónomo en centros de masaje, blogs, anuncios, pero aún con esas al principio da gracias si alguien te llama aunque sea para pedir información de precios.

 ¿Qué quieres vender?

Primera Hornada de Masajistas 4×4 en Murcia

Masaje sentado en 4 Tardes · Centro Anahyana Murcia
Llevaba mucho tiempo preparándome y pensándomelo. Tal vez demasiado tiempo… Demasiado perfeccionista… ¡Tenía que lanzarme ya! Como hice ayer con Raquel del Centro de Psicología Positiva Arunachala en Murcia.

Necesitaba saltar a la piscina. Había hecho un par de cursos en el hospital donde trabajo. Toda una experiencia de dos tardes cada uno. Demasiado cortos para enseñar el kata completo. Los llamé Talleres de Acupresión y masaje simple. Me lo pasé genial. Fueron algo bueno y malo a la vez.

Primer Curso en 4 Tardes

Al final lancé mi primer curso de masaje Sentado Amma en 4 Tardes. Lo hice en Murcia el año pasado. Llevaba demasiado tiempo planeando. Demasiado tiempo esperando a que llegara mi escuela desde Francia. Todavía no han conseguido dar ningún curso de masaje Sentado Amma en España.

Tenía que hacerlo ya. Hablé con Antonio del centro Anahyana y propusimos esta charla gratuita abierta a todo el mundo. En realidad es el principio de la formación. Así lo aprendí yo. Y les encantó. El precio también, jeje.

Conclusiones

Buenas vibraciones durante todo el tiempo. Bla bla bla… Un poco de teoría y una parte técnica más práctica… bla bla bla… El kata se aprende en 4 tardes… bla bla bla… ¿Y ahora qué? Porque… ¡Lo que importa es otra cosa!

¿Y ahora qué? Has hecho el curso conmigo, pero… ¿Qué vas a hacer? ¿Estás practicando? Eso es lo que me preocupa realmente. Si te ha aportado algo. Si te lo has pasado bien. Si después sigues con ganas de seguir dando masajes.

Lo más importante siempre son las personas. Unos se lo toman más en serio. Otros menos. Unos faltan algún día. Otros más días. Por eso no podrán practicar el kata completo. Perderán ilusión y seguramente no continuarán.

Cada una sigue su camino. Muchos acaban el proceso. Las 4 tardes. Pero no continúan en casa. Es decir, que no lo practicarán. Me gustaría saber porqué. En serio. Como soy tan friki del masaje, me creo que todo el mundo tiene que sentir tanta pasión como yo… Nota: preguntarles si conocen el motivo.

Lo hecho, hecho está. La primera generación de masajistas 4×4 ya está ahí. Haciendo sus prácticas. Midiendo fuerzas. Mejorando su kata… Nota: seguir compartiendo experiencias de masaje sentado con la gente para que los masajistas se animen y pierdan el miedo a buscar clientes.

Masajes en Silla Versus Masajes en Camilla

Jornada de reiki, reflexo y masaje amma en Cartagena

¿Tengo que elegir? ¿Hay que decidirse entre silla o camilla de masaje? ¡¡¡Noooo!!! En absoluto. Se trata de pensar en las ventajas y desventajas de cada una.

Silla de masaje vs. Camilla de masaje

¿Silla vs. Camilla? ¿Como si fuera un combate de boxeo? No, gracias. Prefiero utilizar el VS de “Versus” como Hacia y no como “Contra” o “Frente a”.

Para mí la silla es una herramienta. Pero no sólo para dar masajes. También es un medio de publicidad. Es el primer paso para la gente que nunca se ha dado un masaje. Sobre todo si tienen dudas o no se fían. Es normal.

¿La silla es un medio o un fin?

La silla puede ser un medio o un fin en sí misma. En el aeropuerto de Barcelona hay un salón Spa que lo tiene muy claro. Usan las sillas de masaje para acercarse a la gente a pie de calle.

Luego tienen camillas, para masajes y tratamientos de estética. Tal y como se trabaja de manera habitual en otros gabinetes o centros de terapias. Te conté los detalles en la entrada de Cómo usan 2 Sillas De Masaje En Spa De BCN.

Jornada de reiki, reflexo y masaje amma en Cartagena

¿Qué tipo de masajes haces?

¿Masaje sentado o acostado? Es decir, que cada una te sirve para una cosa. La silla es más fácil de transportar que las camillas. Aunque lleves un carrito o carretilla, sigo buscando alternativas más manejables. Lo he comprobado. La silla de masaje con su carrito es más versátil. Se maneja como un carro de bebés o el que lleva la gente para comprar en el mercado.

Salvo que trabajes con un futón japonés, que es mucho más fácil de transportar, yo apuesto por la silla. Porque se trata de que la gente de un pequeño paso hasta la silla. Después habrá otro pequeño paso hasta la camilla. Si no, dar ese primer paso hasta la camilla será mucho más difícil por lo general.

Conclusión

¿Para qué la quieres? Esa es la pregunta. Porque no hace falta crear más conflictos en el mundo. Salvo que pretendas vender algo por las malas. Como hace el típico marketing deshonesto. Sin valores humanos. Todavía de moda. Atacando a su competencia de masaje. Criticando los productos de masaje de los demás. Lo siento, vendedores del sector. Eso ya no está de moda.

¿Qué tipo de masajes haces?

Vídeo Promocional De Masaje Sentado Para Empresas

masaje en silla con antonReina¿Qué te parece? Me ha encantado este vídeo que promociona servicios de masaje onsite para empresas. Concretamente chair-massage-services en UK. Pertenece a Nolan Collins de http://www.themassagetherapist.co.uk

Es simple y directo. Un mensaje claro para las empresas. En pocos minutos dice todo lo que tienen que saber del masaje sentado. “La herramienta perfecta para motivar a sus empleados y aumentar la productividad en su empresa”.

Primero pregunta: ¿Sabes en qué piensas tus trabajadores? ¿Crees que están encantados de venir a trabajar? ¿Son felices en la empresa?

Luego explica la realidad. Que es otra: ¡Odio el trabajo! ¡No sé si dejarlo! ¡Necesito vacaciones! ¡No me puedo concentrar! ¡Estoy deseando irme!

Propone una solución

Hay una solución para hacer que estén mejor. Para que tengan más energía. Más motivación. Mejor salud…

¿Cual es el secreto? ¿Cómo se consigue eso?

Se llama Masaje Sentado. Necesita poco espacio. Cada empleado recibe una minisesión de 10-15 minutos (no pierden demasiado tiempo). Y con eso…

Se sentirán mejor.Con más energía. Más creatividad. Mucho menos estresados… Y por tanto, en mejores condiciones para hacer su trabajo.

¡Tu masajista al rescate!

Para la oficina, restaurante, centros médico, salón o spa… Incluso en público. Para animar o recompensar a tus clientes… ¿Te ha dado alguna idea?

Un Caso Real De Masajista Contratado Por Empresa

Masaje Amma con André Molia¿Quieres venderle masajes a una empresa? Es una idea muy interesante. Pero… ¿por dónde empiezas? ¿Qué haces para lanzarte?

Hay obstáculos que te deberían motivar. Porque lo difícil no es imposible. Simplemente tienes que conocer esa empresa o alguien que trabaje allí.

La competencia suele ser dura. Sobre todo si te enfrentas a otras empresas que también venden masaje, junto con otros servicios de salud. ¿Conoces alguna cadena o franquicia así que trabaje cerca de tí?

Te pueden acusar de intrusismo profesional. Es lo que tienen los masajes en general. Que muchas veces le tocan las narices al gremio fisioterapeuta, por ejemplo. Y si no haces las cosas bien, te la puedes jugar. O te la pueden jugar. Pero tampoco te asustes.

Experiencia de un Contrato Amma en Empresa

André Molia es masajista Amma y sofrólogo. Para mí es un compañero porque estudiamos en la misma escuela de masaje amma. Trabaja por su cuenta en una empresa llamada Provivial.com (échale un vistazo a su web).

¿Gestionar el estrés profesional gracias al Amma Sentado? ¡Por supuesto que sí! En febrero empiezo un contrato de masaje sentado que durará 3 meses. En una empresa donde trabajan 20 personas, 16 se han apuntado para recibir un masaje sentado cada martes. Incluído el jefe. Los masajes los paga la empresa.

En enero del año pasado compartió esta experiencia de masaje en una empresa. Espero que te sirva de inspiración.

Masaje Amma con André Molia

Vista de la sala antes y después. Apagué los neones, porque eran muy agresivos. Instalé dos lámparas para ambientar, algunas flores, aceites esenciales de lavanda/cítricos y una silla de masaje profesional.

Febrero. 3ª semana consecutiva de intervención con masaje amma en la misma empresa. El contrato dura 12 semanas. Son 16 personas. Solamente 2 ó 3 de ellos habían recibido un masaje antes de esta experiencia.

Algunos comentarios: “¿Has amueblado la sala? Te vamos a contratar como decorador”. “¡Humm, qué bonito y qué bien huele aquí!”. “¡Me encantan las orquídeas!”. “El martes no me lo pido libre porque es día de masaje y vengo a trabajar contenta”. “Siempre estás muy zen, ¿cómo lo haces?”. “Espero el martes con impaciencia, es el mejor día de la semana”. “Debería durar todo el año”.

Después del masaje: “Demasiado corto”. “Me siento supertranquilo y ligero”. “Necesito un rato para volver, porque me había ido muy lejos”.

¿Por qué le llamaron?

En este caso se lo pidió la propia dirección de recursos humanos de la empresa. Ya le conocían por haber participado en una “Semana saludable en el trabajo”, dando una conferencia sobre “Gestión del estrés en el entorno Profesional”.

Masajes en acción. Había ofrecido sesiones colectivas de sofrología y masaje amma sentado. Lo hizo con un equipo de 3 masajistas. Está claro que así es como le habían conocido. Le vieron en acción. 

¿Qué opinas? ¿Fácil o difícil?